Imagen de Ximo Puig y Francesc Colomer, en la reunión de este jueves
Imagen de Ximo Puig y Francesc Colomer, en la reunión de este jueves - MIKEL PONCE
Turismo

La Generalitat estudia sancionar a siete plataformas por alquilar viviendas turísticas sin registrar

Ximo Puig asegura que no hay actos de «turismofobia» en la Comunidad, sino «problemas cotidianos» que se repiten cada año

VALENCIAActualizado:

Las irregularidades en la oferta de los alquileres de viviendas vacacionales en la Comunidad siguen siendo un dolor de cabeza para el Gobierno valenciano. El presidente de la Generalitat ha anunciado el Consell está incoando diligencias previas que podrían desembocar en la apertura de expedientes sancionadores a siete plataformas de alquiler de viviendas por la supuesta comercialización de apartamentos ilegales.

Ximo Puig ha recordado que en 2016 la Generalitat abrió siete expedientes sancionadores a plataformas similares que desembocaron en seis multas por un valor de 120.000 euros.

En este sentido, el presidente ha insistido en la necesaria "regulación, el control, la protección en referencia al alojamiento ilegal", así como en "luchar todos contra el fraude fiscal, la economía sumergida y contra aquellos que están actuando de forma miserable respecto a sus conciudadanos".

Asimismo la campaña estival de inspección turística de la Agencia Valenciana de Turismo (AVT) ha realizado ya 5.200 actuaciones, en contra la comercialización ilegal, y los apartamentos registrados han aumentado en 12.000, de modo que a finales de 2016 eran 46.925 y el registro se sitúa en 58.420, "gracias a la política incentivadora de la Generalitat".

"Había una falta de adecuación", ha continuado Puig, quien confía en que la Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad "aumentará la capacidad de intervención y de disciplina", por lo que ha recordado la elevación de las sanciones por comercializar viviendas sin registro oficial pasará de 30.000 euros a 600.000.

Puig se ha explicado en estos términos en una rueda de prensa tras reunirse con el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer para abordar cuestiones relativas al turismo.

Ha informado de que se están firmando convenios con los ayuntamientos para reforzar la cooperación con la Policía Local, y de que se realizarán inspecciones aleatorias a apartamentos registrados para comprobar que cumplen los "requisitos y estándares" y "acabar con la ilegalidad, con la competencia desleal que hace peligrar el sector".

No hay «turismofobia» en la Comunidad

Preguntado por el fenómeno de la "Turismofobia", el presidente Puig ha asegurado que en la Comunitat se da "la Turismofilia", ya que esta región es "abierta, hospitalaria y de vocación turística, y ha apuntado que actuará en consecuencia para que la convivencia esté garantizada" pues, "hay que atacar directamente a aquellos que la quieren destruir".

Sin embargo, la Confederación de Empresarios Turísticos de la Comunitat Valenciana (CET-CV) ya alertó del aumento «descontrolado» de la oferta ilegal (cifrado en 150.000 las plazas en alquiler ilegal en la autonomía) y acusó antes de iniciar la temporada estival de «pasividad» a las Administraciones.

"No tenemos ninguna constancia de que haya actos de "turismofobia", ha continuado el presidente de la Generalitat, pues ha tildado que la Comunitat, "está al lado del turismo, y no en contra", pues es un "debate artificial", porque "siempre han habido problemas cotidianos", que "no son turismofobia", y lo preciso "es articular un sistema que no haga aparecer estos fenómenos".

Sobre la iniciativa parlamentaria que el Partido Popular presentará en Les Corts contra la turismofobia, Puig espera que "no intente instrumentalizar este debate, porque es ir en contra de aquello que dicen defender".