José Luis Rodríguez Zapatero y Joan Ignasi Pla, durante un mitin en Valencia
José Luis Rodríguez Zapatero y Joan Ignasi Pla, durante un mitin en Valencia - MIKEL PONCE
Investigación judicial

Los tentáculos de Crespo Gomar, la agencia de cabecera del PSOE valenciano

La empresa de comunicación mantuvo una estrecha relación con el PSPV-PSOE en la etapa de Joan Ignasi Pla

VALENCIAActualizado:

Crespo Gomar se constituye en noviembre de 2001 en Gandia y tiene por objeto los servicios de marketing y comunicación de toda índole. Extinta en 2011, fue presidida por Alberto Gomar, hijo del que fuera teniente de alcalde del Ayuntamiento de esta localidad valenciana Antoni Gomar, y en ella trabajó también José Ramón Tíller. Ambos eran personas de confianza del exalcalde José Manuel Orengo, actualmente asesor del presidente de la Generalitat, Ximo Puig. Tíller asesoró, además de a Orengo, al exjefe del Consell Joan Lerma y a la exalcaldesa de Gandia Pepa Frau. Ahora es alto cargo en la empresa mixta Egevasa, dependiente de la Diputación de Valencia.

En su auto de inhibición, la juez de Valencia hace hincapié en las estrechas relaciones de Crespo Gomar con el PSPV-PSOE, a quien organizó importantes actos durante la época en la que Joan Ignasi Pla lideraba el partido. De hecho, sufrió una caída de ingresos cuando Pla dejó de controlar la formación, ya pasadas las elecciones de 2007.

En la documentación aportada a la causa, y que ha venido publicando ABC, aparecen las mercantiles Hospimar 2000, Quick Meals Ibérica, Construcciones Blauverd y Centro Comercial y de Ocio La Vital, a través de Metrovacesa, como firmas que supuestamente se hicieron cargos de facturas por servicios prestados a los socialistas y también al Bloc.

A cambio de estas supuestas prácticas irregulares, habría sido adjudicataria de contratos públicos, entre ellos los de varios ministerios durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Sociedades vinculadas

Las indagaciones judiciales pusieron igualmente de manifiesto la relación entre Crespo Gomar y diversas sociedades del mismo grupo, o la participación en ellas de personas vinculadas al partido e incluso familiares, ocultando esta información. Destaca Opino Media, dirigida por Tíller y en la que figuraba como administrador Alberto Gomar. Fue la adjudicataria de los opinómetros por parte del Ayuntamiento de Benidorm en la etapa de Agustín Navarro como alcalde, quien declarará como investigado. Estos dispositivos para medir la opinión ciudadana sobre la gestión municipal se pusieron en marcha a través del dinero del Plan E de Zapatero.

Alberto Gomar fue también impulsor de Ossido Comunicación, empresa con sede en Gandia que resultó beneficiaria de numerosos contratos con el Consistorio. Otra sociedad vinculada a Crespo Gomar, Silvia García S.L., se llevó uno de los contratos para promocionar las desaladoras por parte del Ministerio de Medio Ambiente. A todo ello se une otra operación sospechosa: la adquisición de un inmueble en Gandia por parte de la Federación Valenciana de Fútbol en 2009 que el Ayuntamiento subvencionó en un 50%. El local pertenecía a una mercantil administrada por Gomar.