Asamblea de Ineca, celebrada este martes en la Institución Ferial Alicantina (IFA)
Asamblea de Ineca, celebrada este martes en la Institución Ferial Alicantina (IFA) - JUAN CARLOS SOLER
Análisis

Solo Elche se salva de la pérdida de tejido industrial en la economía alicantina

La capital del Bajo Vinalopó mantiene un 19% del PIB en el sector secundario mientras en el resto de la provincia cae al 13% y la UE recomienda el 20%

ALICANTEActualizado:

Solo Elche se salva de la tendencia a la pérdida de tejido industrial en la economía alicantina, un sector que ha sufrido «un buen mordisco» por la crisis, tal como han subrayado en su análisis los técnicos del Instituto de Estudios Económicos de la Provincia de Alicante (Ineca), expuesto en su asamblea anual este martes.

Este «talón de Aquiles» para la generación de riqueza en este territorio, según Ineca, ha crecido y la provincia ha bajado hasta el 13% de industria en su Producto Interior Bruto (PIB), cuando la recomendación de la Unión Europea se sitúa en una proporción del 20%. En cambio, en la ciudad de Elche se mantiene en el 19%.

«Por sectores de actividad, estamos viendo como la agricultura y la industria, medido por el parámetro del comercio exterior, no son capaces de despegar, y mes a mes se aprecia una reducción del valor de las exportaciones, lo que contrasta con la buena evolución del comercio exterior del conjunto de la economía española», ha resumido el presidente de Ineca, Perfecto Palacio.

No obstante, también hay datos positivos, como la fortaleza del turismo extranjero, «nuestra particular mina de oro», aunque el marcado ya «advierte de la necesaria y obligada mejora de las instalaciones y oferta complementaria para mantener el mismo nivel de actividad y liderazgo frente al resto de puntos turísticos de España».

Subir salarios

En este anáisis de los últimos doce meses, la primera receta de Ineca apunta a una «necesaria subida de los salarios dentro del estrecho margen de mejoría empresarial» y su reivindicación prioritaria se dirige a las administraciones públicas, por su «reducido apoyo, por no decir irrisorio e insuficiente».

Un reflejo de esas bajas retribuciones a los trabajadores se aprecia en la «reducida renta disponible de las familias» para absorber el «amplio» stock de viviendas construidas o aspirar a los proyectos nuevos de edificación. Con todo, se da una leve mejoría del sector inmobiliario.

Palacio también ha alertado de que el cierre del trasvase Tajo-Segura -decidido a principios de mes- «pone en peligro una producción de más de 1.200 millones de euros y más de 40.000 empleos en la provincia de Alicante». Por ello, reclaman «soluciones» tanto al Gobierno central como al Consell.