Religión

El Santo Cáliz sale de la Catedral para visitar Carlet, donde permaneció oculto en la Guerra Civil

Será la primera vez que la abandone en los últimos diez años, desde que fuera utilizado en 2006 por el papa Benedicto XVI

Imagen del Santo Cáliz en la Catedral de Valencia
Imagen del Santo Cáliz en la Catedral de Valencia - ROBER SOLSONA

El Santo Cáliz de la Última Cena que se venera en la Catedral de Valencia visitará este domingo la localidad valenciana de Carlet, donde permaneció oculto desde 1937 hasta 1939 tras el estallido de la Guerra Civil.

La salida de la reliquia será la primera en los últimos diez años desde que fuera utilizada en 2006 por el papa Benedicto XVI en la misa de clausura del V Encuentro Mundial de las Familias, que se celebró junto a la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, según ha informado el Arzobispado a través de un comunicado.

El Santo Cáliz partirá de la Catedral hasta Carlet con una jornada que presidirá el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, y que contará con misas, procesiones y distintas celebraciones religiosas y exposiciones.

Esta visita se enmarca en el Año Jubilar Eucarístico del Cáliz de la Misericordia y supone un "gran acontecimiento" para Carlet, que rendirá un homenaje a la reliquia que estuvo escondida en la población durante un año y medio de Guerra Civil y que volvió a visitarla en 1964, en la celebración del 25 aniversario de su ocultamiento, como ha explicado el párroco de la localidad, José Ribes.

Así, este domingo el Santo Cáliz llegará por la mañana a la iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora, donde se celebrará una misa, y por la tarde el cardenal arzobispo presidirá una eucaristía en la plaza del Convento de Carlet.

Más tarde partirá la procesión del Corpus Christi y de la reliquia por las calles del municipio, y durante la jornada también se celebrará el Jubileo de los niños, de los enfermos y los mayores y, por último, el de los jóvenes.

Además, con motivo de la visita del Santo Cáliz, la parroquia de la Asunción de Nuestra Señora acogerá una vigilia de oración en la noche del sábado al domingo, junto a una exposición sobre la estancia del Santo Cáliz en Carlet que se puede visitar hasta el mismo domingo de 18 a 21 horas.

Participan los nietos

Será la tercera vez que el Santo Cáliz llega a Carlet en su historia, tras la estancia durante la contienda y su regreso, en noviembre de 1964, con motivo del 25 aniversario de aquellos hechos.

En esta ocasión, participarán en la iniciativa los nietos del matrimonio formado por Bernardo Primo y Lidia Navasquillo, quienes ocultaron la reliquia en su casa de Carlet el Santo Cáliz de 1937 a 1939.

Oculto en un sofá y tras un tabique

Como ha narrado uno de los nietos, el 21 de julio de 1936 --tres días después del inicio de la contienda-- el canónigo de la Catedral de Valencia, Elías Olmos, horas antes del incendio de la Seo, entregó el Santo Cáliz a María Sabina, quien lo llevó a casa de su madre en Carlet y, meses después, a otra vivienda donde fue escondido entre los muelles de un sofá.

Posteriormente, en enero de 1937, la reliquia fue devuelta al domicilio de la familia en Valencia, donde Bernardo Primo lo ocultó mediante una pequeña obra en la cocina. "Por temor a nuevos registros y a los bombardeos, en junio fue trasladado de noche y a pie en una caja de galletas dentro de una cesta, desde Valencia hasta su casa de Carlet, en la calle Padilla, hoy calle del Santo Cáliz", ha precisado.

En esta vivienda, ha explicado que su abuelo lo escondió en el piso superior, en el falso hueco de una ventana, dentro de la caja de galletas y rodeado de algodón, donde colocó tres bloques, se tapió y se pintaron las paredes". Allí permaneció hasta que el 30 de marzo de 1939 el Santo Cáliz fuera devuelto al Cabildo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios