TENSIÓN EN LA CORPORACIÓN PROVINCIAL

El presidente de la Diputación rechaza «coacciones» del PSOE para sacar adelante sus presupuestos

César Sánchez critica el órdago socialista de apoyar las cuentas provinciales a cambio de obligarle a destinar 13 millones al fondo de cooperación municipal del Consell

Sánchez, en la inauguración este jueves de EcoWorld, el salón de agroecología
Sánchez, en la inauguración este jueves de EcoWorld, el salón de agroecología - ABC

El presidente de la Diputación de Alicante,César Sánchez, ha rechazado «coacciones» de los socialistas, que a través de los medios de comunicación le habían lanzado el órdago de que destine 13 millones de euros al plan de cooperación municipal ideado por la Generalitat Valenciana para apoyar las cuentas de la institución provincial para 2017. «En ningún caso, el presupuesto se va a someter a ningún tipo de mercadería, ni negociación, ni carta de cambio por amenazas o coacciones», ha advertido Sánchez.

Tras recordar que el PP gobierna la institución provincial «porque ha sido el partido político más votado y ha ganado las elecciones», el máximo dirigente de la Corporación se ha comprometido a incorporar las aportaciones que realicen el resto de grupos políticos que integran la oposición y considere que «mejoran» el documento, así como descartar las demas.

Pero Sánchez ha rechazado el planteamiento de «o haces esto o te pasará lo otro», que a su entender «es poco serio, poco responsable y falta al respeto a los ciudadanos».

En cuanto al citado plan de cooperación, el presidente provincial ha asegurado que «la colaboración con la Generalitat Valenciana es total y absoluta, pero siempre desde el respeto a la autonomía local de la Diputación de Alicante», pero al mismo tiempo ha instado al Ejecutivo de Ximo Puig a que apoye la Ley de Financiación de los Municipios. «Creemos que hay que hacer partícipes a todos los ayuntamientos de los ingresos que tiene la Generalitat en materia de impuestos, es decir, se debe repartir el dinero de todos los valencianos por todos los municipios», ha declarado, tras advertir de que la Generalitat no se puede convertir en «el Gobierno de la provincia de Valencia».

Por eso, el Consell tiene la «obligación» de defender el agua, el Tajo-Segura y el Júcar-Vinalopó, por ejemplo. Y también, «dejar de expropiar las competencias del Gobierno provincial», que está asumiendo sin recibir financiación por parte del Gobierno Valenciano. «Cuando el Consell asume una competencia, el Estado le da dinero, sin embargo, cuando la Generalitat pasa una competencia a la Diputación de Alicante, esta no recibe nada», ha subrayado.

«En ningún caso somos plebeyos de nadie ni estamos supeditados a nadie: somos el Gobierno de los pueblos de la provincia de Alicante», ha apostillado.

Reestructuración interna

El equipo de Gobierno de la Diputación ha sido reestructurado un año y medio después de iniciar la legislatura. El diputado Carlos Castillo ha asumido una competencia en el Área de Comunicación, mientras que el diputado de Protección y Gestión del Territorio, Javier Sendra, ha pasado a gestionar la Oficina de Fondos Europeos porque es él quien también dirige Alicante Natura y la Agencia Provincial de la Energía, dos organismos que han estado promovidos por fondos europeos y que están integrados por un equipo profesional adecuado, según fuentes de la institución.

Sendra asume también la vicepresidencia sexta porque, a partir de ahora, va a tener una mayor carga de trabajo.

«La Diputación de Alicante es un equipo, un equipo donde hay pluralidad y diversidad de opinione: no todos podemos pensar igual, algo que me preocuparía», ha justificado Sánche, para quien la «riqueza» de su equipo de gobierno reside precisamente en contar con «diputados que piensan de manera común en lo importante y diferente en otros temas».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios