Placa de la calle Comandante Franco, pintada de blanco
Placa de la calle Comandante Franco, pintada de blanco - jUAN CARLOS SOLER
Ley de Memoria HIstórica

Pintan de blanco la placa de la calle Comandante Franco en Alicante

El desbarajuste por la polémica de los nombres franquistas hace que esta vía pública solo tenga un cartel y el resto de esquinas sin indicaciones

ALICANTEActualizado:

La polémica en la ciudad de Alicante a cuenta de los nombres de calles franquistas sigue candente y, después de que vándalos echaran pintura blanca en la placa de la plaza División Azul -el pasado sábado-, la primera que se había repuesto por orden judicial, este lunes ha llegado el turno a la segunda, en este caso, la calle del Comandante Franco.

Igualmente, ha sido la pintura blanca el elemento utilizado para expresar la disconformidad de algunos con este proceso un tanto esperpéntico, que ha llegado al extremo de que esta vía pública situada en un barrio muy poblado solo tiene una placa, con el resto de esquinas vacías. Y se da la imagen grotesca de un reconocimiento como «Mejor calle adornada San Gabriel 2000» del concurso de las fiestas de Hogueras, sin que el viandante pueda identicar cuál es la calle en cuestión.

Mancha donde falta la placa junto a la que indica el premio a la calle mejor adornada, sin identificar
Mancha donde falta la placa junto a la que indica el premio a la calle mejor adornada, sin identificar- JUAN CARLOS SOLER

El origen de estas tensiones surge de que el tripartito que gobierna Alicante impuso una lista con 46 denominaciones supuestamente ensalzadoras de la dictadura -algunas de ellas dudosas, como Vázquez de Mella o Calvo Sotelo, y otras cronológicamente erróneas- y, tras el recurso presentado por el PP, en los juzgados le dieron la razón al partido de la oposición y han obligado al alcalde socialista, Gabriel Echávarri, a volver a colocar los nombres originales, mientras se revisan todos los nombres.

Al verse obligados a ejecutar el auto judicial, los responsables municipales han optado por empezar a subir las placas de los nombres que sí son claramente franquistas, como División Azul o este de Comandante Franco, aireándolo para afear al PP que presentara su recurso contra todo el «paquete» de calles.