Guillem Bertomeu - LLETRAFERIT

Nos perdemos en la bronca y olvidamos la gestión Guillem Bertomeu

«Los actuales gobernantes municipales en vez de gobernar suelen perderse en la gresca y en el insulto a la oposición»

Imagen de Ribó durante el debate sobre el estado de la ciudad de Valencia
Imagen de Ribó durante el debate sobre el estado de la ciudad de Valencia - ROBER SOLSONA
- Actualizado: Guardado en: Valencia

Tanto el debate de política general de las Cortes como el debate de la ciudad de Valencia han pasado bajo la irrelevancia en la sociedad civil valenciana. Lo gracioso del asunto es que se intentó hablar de un pacto en materia educativa entre los grandes partidos, pero claro, topándose con el conseller más dogmático y demagógico que la Comunitat Valenciana ha tenido en democracia, cualquier viso de pacto o de trabajar en líneas comunes se transformó a los pocos días en bronca, amenazas de denuncias o más judicialización de la vida política como si ya estuviera poco judicializada. Más madera de la que sólo se llenan los juzgados y las páginas de los diarios, además de un decreto de plurilingüismo que no contenta ni a los de su propia cuerda, como bien ha manifestado Escola Valenciana.

Todas esta irrelevancia social de la vida política, esa desafección o pasotismo hacia la vida pública, se une a la inacción y parálisis de cerca de un año sin gobierno en España, donde en muchas tertulias de café hace parecer que no pase nada al respecto y que todo siga igual, haya gobierno o no, además de que a los líderes nacionales parece que el ir desangrándose o pasando a la irrelevancia más absoluta tanto en Galicia como en Euskadi no les salpique en su “mesianismo” ni los más mínimo, como Sánchez demuestra con la estupefacción de sus barones como nota dominante.

Esa inacción en la política nacional en primera instancia hace que las estructuras internas de los partidos pierdan más tiempo mirándose los unos a los otros y esperando en fijar el calendario interno de congresos regionales, provinciales y locales que lleve a esa tan manida #regeneración que tanto hablan, pero dentro de unas estructuras muchas veces arcaicas y que no dan autonomía a las propias regiones o federaciones para solucionar con mayor eficiencia y eficacia sus situaciones singulares, como le puede ocurrir a los populares valencianos.

Volviendo a Valencia, la capital del Turia también celebró, durante estos días, el debate municipal sobre la ciudad. Por encima de propuestas tuvimos otra bochornosa sesión de rajes entre bancadas, y lo más triste es que los actuales gobernantes municipales en vez de gobernar suelen perderse en la gresca y en el insulto a la oposición, además de en la discrepancia de opiniones con sus propios socios socialistas en materia de urbanismo y economía.

Si bajamos al terreno de la gestión la batalla política en la ciudad se vuelve a cebar con la subida del IBI a los comercios, un 37% al Corte inglés por poner un ejemplo y otra soga al cuello para las Pymes, principales creadores de empleo. Los estudiantes de idiomas han vuelto de vacaciones con una subida de tasas de hasta el 225% y los mayores de la Universidad Popular de un 127%.......el tema del tráfico y de la movilidad en la ciudad lo dejaremos para otra columna que también hay mucho que hablar.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios