Desafío separatista

Pedro Sánchez, sobre el 1-0: «No es momento de reproches, siglas ni banderas en Cataluña»

El líder del PSOE sostiene que «España se construye desde el diálogo, no desde los extremos»

Imagen de Pedro Sánchez junto a Ximo Puig tomada este viernes en Valencia
Imagen de Pedro Sánchez junto a Ximo Puig tomada este viernes en Valencia - ROBER SOLSONA

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha afirmado este viernes en un encuentro con socialistas europeos que Cataluña "forma parte del corazón de España" y que la "patria" de su familia política es "la gente corriente, los grandes olvidados" en esta crisis territorial por "falsos patriotas que se envuelven en banderas simplemente para esconder sus vergüenzas vinculadas con la corrupción".

A su juicio, no es momento "de reproches, ni de siglas ni de banderas" en el debate sobre Cataluña, sino que es "el tiempo del sentido común, de la sensatez, de las personas por encima" de los partidos políticos.

En un discurso con motivo de la reunión que el Partido Socialista Europeo celebra en València, Sánchez ha advertido a sus compañeros de filas de que esos dirigentes a los que ven decir que defienden su patria están abandonando a sus compatriotas. A "millones de ciudadanos que sufren las consecuencias del desencuentro" entre la Generalitat y Moncloa, traducido en una "quiebra de la convivencia" y en el "abandono" de la gestión de servicios públicos "esenciales" como la sanidad, la educación o la atención a las personas dependientes.

En cambio, "la patria de todos los socialistas, europeos, españoles y valencianos está en las aulas de los colegios públicos, en las camas de los hospitales públicos" frente a "quienes durante tantos años han confundido patria con patrimonio y escondían esos robos en paraísos fiscales".

Sánchez ha incidido en que el momento actual, con un referéndum de independencia ilegal convocado para el 1 de octubre, no es el propicio para los "reproches", sino que es el tiempo "del sentido común, de la sensatez y de las personas por encima de los partidos".

Como primer paso para intentar buscar una salida política a la crisis en Cataluña, ha reivindicado la propuesta del PSOE de crear una comisión parlamentaria en el Congreso de los Diputados que empiece a estudiar una posible modernización del Estado autonómico vigente. "España se construye desde el diálogo, no desde los extremos", ha concluido.

Este discurso de Sánchez arremetiendo contra los falsos patriotas que usan los símbolos identitarios para esconder sus casos de corrupción recuerda al que empezó a mantener el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en 2015, a partir de los escándalos de corrupción que afectaban tanto a CiU como al PP.

"La patria no es un símbolo. España es sus gentes, mi patria no es una bandera ni un edificio. Mi patria es la gente de mi país", decía Iglesias en un acto en febrero de 2015, mensaje que posteriormente se convirtió en uno de los ejes del discurso de Podemos.

Toda la actualidad en portada

comentarios