Imagen de archivo de una agente de Policía Nacional de la Comunidad Valenciana
Imagen de archivo de una agente de Policía Nacional de la Comunidad Valenciana - ROBER SOLSONA
Alicante

Una paciente será indemnizada con más de 25.000 euros por una lesión en un nervio durante una biopsia

A la mujer, subinspectora del Cuerpo Nacional de Policía, se le efectuó una punción en la parte interior del codo derecho que terminó con la movilidad del pulgar de la mano

VALENCIAActualizado:

Una paciente deberá ser indemnizada con 25.576 euros por la compañía aseguradora Asisa al sufrir una lesión en un nervio que le dejó problemas de movilidad en un dedo tras someterse a una biopsia en una clínica de Alicante.

Así lo establece en una sentencia fechada el pasado 25 de septiembre, y a la que ha tenido acceso Efe, la sección séptima de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional.

El tribunal ha estimado parcialmente el recurso de la afectada, que reclamaba inicialmente 45.000 euros por daños y perjuicios, pero ha exonerado de responsabilidad a la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (Muface) y al Ministerio de Hacienda.

Los hechos se remontan a julio de 2014, cuando la mujer, subinspectora del Cuerpo Nacional de Policía, acudió a su médico de familia de Asisa, que tiene suscrito convenio con Muface para la asistencia sanitaria de sus mutualistas, porque tenía varios bultos en el cuerpo, uno de ellos en la parte interior del codo derecho.

Una ecografía evidenció la presencia de un ganglio linfático y la funcionaria fue sometida a continuación a una biopsia en una clínica de Alicante en la que se le efectuó una punción en la zona del bulto.

Según la sentencia, no consta que la paciente "fuese informada, ni de forma verbal ni escrita, de los posibles riesgos que existían en la realización de la biopsia".

Unos minutos después de la prueba, que no halló signos de malignidad en el tejido analizado, la afectada sintió falta de movilidad en el dedo pulgar de la mano derecha, junto con un adormecimiento y calambres, pero los médicos atribuyeron esos síntomas a la anestesia.

A la vuelta de sus vacaciones estivales, y al no notar una mejora de la sintomatología, la subinspectora acudió de nuevo a su médico de familia, quien emitió un parte de baja por incapacidad temporal por una "paresia de la mano derecha".

Posteriores informes periciales y exámenes demostraron que había sufrido la lesión de un nervio durante la biopsia, lo que le había afectado a la movilidad del dedo y le obligó en los meses posteriores a someterse a un tratamiento de rehabilitación y una intervención quirúrgica.

La funcionaria interpuso una demanda de responsabilidad patrimonial contra la Administración General del Estado que fue desestimada el 11 de enero de 2016 por el Ministerio de Hacienda.

La Audiencia Nacional ha estimado ahora su recurso judicial contra esa resolución, en una sentencia que exonera a Muface y a Hacienda de responsabilidad, pero reconoce su derecho a ser indemnizada por Asisa.