CULTURA

Ouka Leele: «En los años ochenta había mucha más libertad creativa»

La fotógrafa, referente de la Movida Madrileña, formará parte del jurado del Concurso de Fotografía que organiza el Auditorio de Teulada-Moraira

Imagen de Ouka Leele
Imagen de Ouka Leele - ABC

Bárbara Allende Gil de Biedma, más conocida como Ouka Leele, es una superviviente. No solo de la Movida Madrileña, de la que sigue siendo un referente, sino del arte contemporáneo. Su obra fotográfica, que evolucionó desde la estética pop y neodadaísta de los ochenta hacia composiciones más elaboradas y poéticas, prosigue su camino tanto en exposiciones individuales (la última tuvo lugar en el centro Conde Duque en 2015) como en encargos directos. Además, a sus 59 años de edad, Leele es una de esas artistas en activo a las que llaman de vez en cuando para formar parte del jurado de certámenes de fotografía amateur como el Helie Memorial de Villena o el que convoca este fin de semana el Auditorio de Teulada-Moraira. En este último caso, la creadora madrileña compartirá consejos y trucos de profesión con los participantes de este concurso, que deberán poner en diálogo a través de sus instantáneas la arquitectura del edificio -diseñado por el arquitecto Francisco Mangado, heredero de Moneo- con la escultura del artista valenciano Quico Torres, realizada con un novedoso material llamado Krion.

Fotografiar escultura no es nada fácil –indica Leele-. Los trabajos de luz y sombra son muy importantes porque hay que destacar la condición tridimensional de la obra, al mismo tiempo que debes reflejar el espíritu del autor”. Además, añade, “hay que pensar con cuidado el encuadre, porque aunque parezca una tontería, ese rectángulo es el que construye la belleza; es donde está la esencia de la fotografía”.

Hablamos con Ouka Leele una semana después de la inauguración de una muestra en Shanghai y un mes antes de que viaje a Londres con motivo de la inauguración de una retrospectiva de la Movida Madrileña en la que ha participado. Además, prepara un proyecto sobre jardines y naturaleza que podrá verse en la Casa de Vacas de Madrid a partir de abril de 2017.

“Estos son los proyectos que más disfruto; los que hago a mi rollo –confiesa-. También es lo que más me ha costado, porque no siempre es fácil conseguir el dinero para preparar una exposición”. Leele renegaba un poco de los encargos (retratos, carteles, portadas de discos) hasta que Rafael Gordon, amigo personal y director del documental biográfico “La mirada de Ouka Leele”, le ayudó a replantear sus prejuicios. “Él siempre me recordaba que la Capilla Sixtina y Las Meninas también habían sido encargos. Así que ahora he superado esa fase porque he aprendido a meter mi propia obra dentro de ellos”. En realidad lo lleva haciendo mucho tiempo. Un ejemplo de ello es la sesión que realizó para la revista erótica Penthouse a principios de los años ochenta. “¡Besos con aparatos de dentista!. Eso ahora sería mucho más difícil que me lo publicaran”, lamenta.

En opinión de la fotógrafa, “antes había mucha más libertad creativa. Ahora, por ejemplo, si trabajas para una revista especializada no te puedes salir del tema. Y eso no me convence mucho”.

Tampoco le convence la segregación del arte realizado por mujeres; una suerte de discriminación positiva que no entiende. “He crecido siendo mujer y artista, y he conseguido llegar a la primera fila. Ahora, el nuevo feminismo te lleva a exponer en el mes de marzo para visibilizar a la mujer, cuando yo antes exponía durante todo el año. O te piden que participes en exposiciones sobre “la mujer en el arte” y cosas así. ¡Probad a hacer eso con los hombres!”.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios