Sociedad

Un nuevo sistema permite detectar el consumo de cocaína en concentraciones muy bajas

El método ha sido desarrollado por investigadores valencianos y vascos

Imagen de los integrantes del equipo investigador
Imagen de los integrantes del equipo investigador - ABC

Investigadores de la Universitat Politècnica de València, CIC biomaGUNE y el CIBER de Bioingeniería Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN), dependiente del Instituto de Salud Carlos III, han desarrollado un nuevo método que permite detectar cocaína y Mycoplasma en concentraciones muy bajas. Se trata de una alternativa ideada para ser utilizada en laboratorios y potencialmente más competitivo que otros métodos de análisis utilizados actualmente.

La principal novedad de este método se encuentra en el uso combinado de nanopartículas mesoporosas de sílice, equipadas con puertas moleculares, y espectroscopía SERS (Surface-Enhanced Raman Scattering), un sistema de amplificación de señal que emplea nanopartículas de oro para detectar concentraciones muy bajas de las sustancias analizadas. Según las pruebas que han desarrollado en laboratorio, en el caso de la cocaína ha permitido llegar a niveles de detección nanomolar, y en el de Mycoplasma 30 copias de DNA genómico/μL.

El sistema de detección se basa en la liberación de un colorante fácilmente identificable por espectroscopía SERS desde el interior de las nanopartículas de sílice, exclusivamente cuando la especie a detectar está presente. “Los poros de las nanopartículas se desbloquean en presencia de Mycoplasma o cocaína y se libera un colorante que interactúa con nanotriángulos de oro, y es esta interacción la que se detecta mediante espectroscopía SERS. La concentración de la substancia a detectar es proporcional a la señal detectada”, explica Ramón Martínez Máñez, director del Instituto Interuniversitario de Investigación de Reconocimiento Molecular y Desarrollo Tecnológico y director científico del CIBER-BBN.

“Nunca antes se había combinado la espectroscopía SERS con materiales mesoporosos de sílice equipados con puertas moleculares para llevar a cabo estos análisis. Los resultados obtenidos en este trabajo han sido muy positivos y abren la puerta a que este método pueda ser utilizado en la detección de otros patógenos”, añade Luis M. Liz-Marzán, Ikerbasque Professor en CIC biomaGUNE.

El trabajo desarrollado por los investigadores valencianos y vascos ha sido publicado en la revista Chemistry-A European Journal.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios