Imagen de la nueva sede de CaixaBank en Valencia
Imagen de la nueva sede de CaixaBank en Valencia - MIKEL PONCE
Economía

De Nocilla a CaixaBank: las grandes empresas catalanas se decantan por Valencia

Los compañías aseguran que el proceso secesionista ha provocado una «situación de inestabilidad política e inseguridad jurídica para las empresas»

VALENCIAActualizado:

Durante la última semana, varias empresas han trasladado sus sedes a la Comunidad Valenciana ante el contexto actual en Cataluña. Desde que tuvo lugar el referéndum ilegal el pasado 1 de octubre, las empresas Sabadell, Divina Pastora, Cémoi Electricité, MRW, Nocilla y CaixaBank han comunicado el abandono de la comunidad catalana para instalarse en la Comunidad. En total, se han marchado 400 empresas se han marchado de Cataluña desde el 1-O.

El proceso secesionista catalán ha provocado una «situación de inestabilidad política e inseguridad jurídica para las empresas» que apenas ha tardado en materializarse en medidas empresariales. El caso más sonado fue el del banco Sabadell, cuyo consejo de administración decidió en una reunión extraordinaria producida durante la tarde del pasado día 5 de octubre cambiar el domicilio social de la entidad ante la incertidumbre que está originando el movimiento independentista. El banco ha decidido establecerse en Alicante, según ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

CaixaBank ha tomado este viernes una decisión similar y ya tiene oficialmente fuera de Cataluña su sede social para proteger a sus depositantes. El consejo de administración de la entidad presidida por Jordi Gual ha aprobado este viernes por la tarde el traslado de su domicilio legal y tributario de Barcelona a Valencia: «El consejo de administración ha decidido, por unanimidad, ante la actual situación política y social en Cataluña, adoptar las medidas que sean necesarias para trasladar el domicilio social a la calle Pintor Sorolla, 2-4, de Valencia», explicó la entidad en un comunicado.

Idilia Foods, propietaria de Cola Cao y Nocilla, ha anunciado que trasladará su sede social a Valencia. La compañía ya había anunciado hace unos días que tomaría esta decisión si se producía una declaración de independencia.

La empresa ha afirmado que «nunca» se ha posicionado políticamente y que ha convivido «con distintas etapas políticas, acompañando día tras día a las familias españolas en sus desayunos y meriendas», pero la situación actual de Cataluña ha precipitado un cambio de sede enfocado a «mantener la seguridad jurídica necesaria para poder seguir trabajando con normalidad».

Curioso es el caso del grupo de la asesoría energética Cémoi Electricité, que ha decidido trasladar su sede social de Barcelona a Pedreguer -un municipio alicantino de 7.000 habitantes. En un comunicado, la empresa asegura que adopta esta decisión «para poder garantizar que su actividad pueda seguir desarrollándose con normalidad, en un marco estable y en un entorno de seguridad jurídica y económica».