Temporal

Las lluvias provocan el mayor aumento de la reserva de los embalses valencianos en el último año

Las precipitaciones incrementan en trece hectómetros cúbicos el agua almacenada pero causan daños por catorce millones de euros

Imagen de archivo del embalse de Contreras
Imagen de archivo del embalse de Contreras - ABC

Poca agua almacenada en los embalses y muchas pérdidas económicas para el campo. Las lluvias registradas durante la última semana han propiciado el mayor incremento de las reservas de los embalses de la Comunidad Valenciana en lo que llevamos de año. Así, de acuerdo con los datos suministrados por el Ministerio de Medio Ambiente, el agua almacenada se ha incrementado en trece hectómetros cúbicos, que aunque ayudan a mitigar la grave situación de las cuencas del Júcar y del Segura, apenas sirven para dejar los pantanos al 21,7 por ciento de su capacidad, con 531 hectómetros cúbicos almacenados.

Las precipitaciones han frenado la caída en picado de las reservas, pero han resultado insuficientes. De hecho, los pantanos guardan 240 hectómetros cúbicos menos que la misma semana del pasado año. Respecto a la media de la última década, la reserva ha descendido en 287 hectómetros cúbicos.

De acuerdo con la información suministrada por el Ministerio de Medio Ambiente, la distribución de la lluvia ha sido irregular. Así, los embalses de la provincia de Alicante no han aumentado sus reservas y tienen la misma agua que antes del episodio de precipitaciones. En Castellón solo se incrementa en dos hectómetros cúbicos el pantano de Sichar. Mientras, en la provincia de Valencia (donde se concentró el grueso de la borrasca), destaca el aumento registrado en el embalse de Cortes II, que gana trece hectómetros cúbicos en una semana. Por contra, La Muela pierde doce.

Los pantanos de Contreras y Tous (los de mayor capacidad de la provincia de Valencia) aumentan sus reservas en dos y tres hectómetros cúbicos, respectivamente.

Daños en la agricultura

La escasez de agua que han recogido los embalses en la semana más lluviosa del año en la Comunidad Valenciana contrasta con las pérdidas generadas por las precipitaciones en el sector agrícola, que organizaciones como la Unió de Llauradors i Ramaders han cifrado en el entorno de los catorce millones de euros. De acuerdo con estos cálculos, hay 8.000 hectáreas de cultivos afectadas.

Los principales problemas se dan por el exceso de humedad -pixat- en los cítricos, de acuerdo con la valorción de La Unió, que ha indicado que sobre todo ha sido en comarcas productoras de Castellón como la Plana Alta, Plana Baixa y el Maestrat y en el Camp de Morvedre en la de Valencia; con un porcentaje de daños cifrado en el 20 por ciento de las clementinas de media estación pendientes de recolectar.

También el pedrisco ha causado pérdidas en esas comarcas y en las de la provincia de Valencia de la Ribera Alta y Baixa y l'Horta; con pérdidas todavía pendientes de cuantificar.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios