Política

Joan Ribó, de militante de Acción Católica a alcalde «republicano»

El alcalde de Valencia impregna su mandato de guiños laicistas y republicanos

Imagen de la pancarta desplegada en el Ayuntamiento de Valencia este lunes
Imagen de la pancarta desplegada en el Ayuntamiento de Valencia este lunes - ROBER SOLSONA

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, comenzó militó durante su juventud en organizaciones de iglesia de izquierda, como Acción Católica o Cristianos por el Socialismo. Su origen político, de hecho, procede de «una reflexión de izquierdas del cristianismo», aunque a mediados de la década de los ochenta del siglo pasado se decantó por el Partido Comunista para comenzar su dilatada carrera política porque, según reflejan las hemerotecas, entendía que «era la fuerza política más bien organizada y que tenía unos planteamientos de transformación seria de la sociedad».

Ribó pasó posteriormente a Esquerra Unida (llegó a ser portavoz portavoz de la coalición en las Cortes Valencianas pero acabó expulsado de la formaciób) y de ahí dio el paso a Compromís, el que hasta ahora ha sido su último destino político. La coalición que lidera Mónica Oltra sirvió de catapulta para que Ribó, nacido el 17 de septiembre de 1947 en Manresa, alcanzara la cumbre de su carrera el 13 de junio de 2015, cuando fue proclamado alcalde de Valencia. El PP ganó las elecciones con Rita Barberá como candidata, pero no logró la mayoría absoluta. Un pacto entre Compromís, PSPV y València en Comú le permitió tomar la vara de mando pese a haber obtenido nueve concejales sobre un total de 33.

El año 2016, el primero completo de su mandato, ha coincidido con el octogésimo aniversario de la capitalidad de Valencia en la II República y Ribó no ha escatimado esfuerzos para ensalzar la efeméride y por impregnar su gestión de una carácter «laicista» que contrasta con sus orígenes en los movimientos cristianos.

El balcón del Ayuntamiento de Valencia ha constituido el símbolo desde el que Ribó ha visualizado su política. En enero lo abrió para celebrar un acto originario de la segunda república, de marcado carácter ideológico y anticlerical, al estilo de una «navidad laica», del que solo existe un precedente en el año 1937.

Ribó se prestó a partitipar en la «festa de la infantesa» (fiesta de la infancia) organizada por la Sociedad Coral El Micalet, que rememoraba un acto celebrado en la capital del Turia en 1937, en plena guerra civil.

Imagen de Ribó con las «magas republicanas»
Imagen de Ribó con las «magas republicanas»- ABC

El evento estuvo representado por tres «magas» -versión feminista y republicana de los Reyes Magos-, bautizadas como Libertad, Igualdad y Fraternidad, que fueron recibidas por la máxima autoridad de la ciudad en el balcón del Consistorio.

Posteriormente, el 14 de abril el Ayuntamiento de Valencia desplegó una pancarta alusiva la capitalidad de la República que generó controversia tanto con la Delegación del Gobierno (que advirtió de que en los edificios públicos solo pueden lucir enseñas oficiales) como con la oposición.

El PP sostiene que «la gran mayoría de valencianos no respalda las tesis sobre un cambio de régimen y respalda la Monarquía». Al respecto, al acto celebrado aquel día en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia para reclamar la instauración de la tercera república apenas ha congregado a cien personas en una ciudad con cerca de 800.000 habitantes. Entre ellas, el alcalde de la ciudad, quien bajo la pancarta con la enseña tricolor leyó un discurso en el que sostuvo que «la segunda Republica no fue solo un cambio de régimen. Con ella accedieron al gobierno del estado de la mano de nuevas mayorías sociales la ilusiones de justicia social y la libertad».

Imagen de la pancarta desplegada en el Ayuntamiento de Valencia el 14 de abril
Imagen de la pancarta desplegada en el Ayuntamiento de Valencia el 14 de abril- MIKEL PONCE

Este lunes, bajo el lema de «80 aniversario (1936-2016). Valencia, capital de la República», el balcón del Ayuntamiento de la ciudad del Turia amaneció con los colores de la enseña tricolor para conmemorar la efeméride. La pancarta, que recrea la tipología de los carteles del valenciano Josep Renau, esboza la bandera republicana de forma que el alcalde evitará un posible requerimiento de la Delegación del Gobierno.

Ribó presidirá este viernes en el Salón de Plenos del Ayuntamiento un acto de «recuerdo y homenaje al Magisterio republicano» organizado por la Sociedad de Historia de la Educación de los países de lengua catalana (filial del Instituto de Estudios Catalanes) y el Departamento de Educación Comparada e Historia de la Educación de la Universitat de València.

El acto que predidirá Ribó se enmarca en las XXII Jornadas Internacionales de Historia de la Educación que, bajo el lema de «Educar en tiempos de guerra», se desarrollarán en Valencia entre el miércoles y el viernes.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios