Imagen de la playa de Cullera tomada el pasado fin de semana
Imagen de la playa de Cullera tomada el pasado fin de semana - EFE
Turismo

«Guerra de sombrillas»: de los 3.000 euros de multa por reservar sitio en Cullera a la libertad de Benidorm

La regulación de los espacios en las playas difiere en función de las distintas ordenanzas municipales

VALENCIAActualizado:

La «guerra de las sombrillas» vuelve como cada verano a las playas del litoral mediterráneo. La pugna entre los bañistas por lograr un lugar privilegiado para pasar un día de playa puede resultar muy caro si, por ejemplo, se coloca una sombrilla a menos de seis metros del mar para reservar sitio en la localidad valenciana de Cullera, donde las multas oscilan entre los 750 y los 3.000 euros.

Cullera: preferencia por el alquiler de hamacas

En este municipio, el Ayuntamiento ha puesto en marcha servicios de alquiler de tumbonas a través de una concesión a empresas privadas con el objetivo de preservar un «turismo de calidad» y evitar imágenes de bañistas a la carrera a primera hora de la mañana. Al margen de prohibir la reserva de espacios, la regulación municipal impide situarse delante de las zonas privadas de alquiler de hamacas, colocadas a seis metros de la orilla.

Gandía: prohíbido ocupar la playa antes de las 8

Más al sur de la provincia de Valencia, en Gandía los operarios municipales y agentes tienen la potestad de retirar todos los parasoles, hamacas, sillas y otros elementos que los usuarios colocan en la primera línea de playa antes de las ocho de la mañana para reservar sitio.

Imagen de archivo de la playa de Gandía
Imagen de archivo de la playa de Gandía- ABC

De acuerdo con fuentes del Ayuntamiento de Gandía, la medida, prevista en la ordenanza municipal, «pretende agilizar los trabajos de limpieza que llevan a cabo diariamente los operarios municipales para dejar la playa en las mejores condiciones posibles».

Desde el gobierno municipal, se recuerda que este tipo de actitudes están consideradas como «falta leve» y pueden comportar una multa que asciende hasta los 750 euros.

Torrevieja: la pioner en imponer multas

En la provincia de Alicante, la Ordenanza Municipal de Uso Público de Playas de Torrevieja penaliza «dejar instalados parasoles totalmente diáfanos en sus laterales, sombrillas, sillas, mesas o cualquier otro complemento, siempre que no se encuentren presentes sus propietarios, por el solo hecho de tener reservado un espacio en la playa». El Ayuntamiento ha impuesto multas de 150 euros por incumplir una norma que pretende evitar la «privatización» de la playa.

Benidorm: sin regulación específica

Sin embargo, no todos los grandes destinos turísiticos tiene regulada la «guerra de sombrillas». En Benidorm no existe una regulación que penalice a quienes reservan su sitio en sus concurridas playas. A pesar de que el pleno municipal acordó estudiar a situación, el verano ha llegado sin que se hayan acordado medidas para evitar las trifulcas entre los turistas más madrugadores. Unas discusiones que figuran en partes elaborados por la policía que revelan la existencia de un problema que se repite año tras año.

Imagen de la playa de archivo de la playa de Levante de Benidorm
Imagen de la playa de archivo de la playa de Levante de Benidorm- JUAN CARLOS SOLER

En ese sentido, desde el grupo de Compromís se insiste en la necesidad de que el Ayuntamiento modifique la ordenanza municipal.