Denuncia sindical

El Gobierno valenciano reduce la jornada a la mitad de profesores de Religión católica

El sindicato USO denuncia la «discriminación» al colectivo de docentes por «cuestiones ideológicas»

Imagen del conseller Marzà tomada este lunes
Imagen del conseller Marzà tomada este lunes - ROBER SOLSONA

La Unión Sindical Obrera (USO), sindicato mayoritario en el comité de empresa de profesores de Religión en la Comunidad Valenciana, ha denunciado que la Conselleria «pretende imponer de forma unilateral una relación de puestos de trabajo que supone un tremendo recorte laboral a este colectivo de trabajadores sin negociación previa, contraviniendo el vigente convenio y el acuerdo de plantillas».

El sindicato explica que frente al aumento de plantillas en más de 2.000 docentes para el curso 2016-2017 anunciado por el conseller del ramo, Vicent Marzà, en la provincia de Valencia se van a amortizar cinco puestos de profesor de Religión, se quedan suprimidos sin destino otros treces y, además, se reduce la jornada «al menos a la mitad de los docentes que imparten la asignatura de religión, la gran mayoría con una antigüedad de más de veinte años, sin aviso previo ni al comité de empresa ni a los interesados».

Según el sindicato, más de doscientos docentes de Religión quedarán con «contratos a tiempo parcial», muchos de los cuales apenas alcanzan las ocho horas lectivas semanales.

De acuerdo con fuentes sindicales, «con el curso ya empezado, la Conselleria pretende un cambio en los acuerdos firmados con los sindicatos sobre los criterios para la elaboración de los puestos y la plantilla de los profesores».

USO denuncia «una clara discriminación al colectivo de trabajadores docentes de Religión en los centros púbicos de Infantil y Primaria que se impone sin aviso y sin negociación, mientras se aumentan los recursos humanos y las dotaciones del resto de profesorado, sin estudio previo, sin datos y con un número similar de demanda de Religión que el curso pasado se recorta la plantilla de estos profesores».

Según el sindicato, «el acuerdo de plantillas en vigor se negoció partiendo del Convenio Colectivo de dichos trabajadores durante más de tres años y las necesidades de profesorado de Religión en los centros parten del número de unidades y la Conselleria lo está incumpliendo vulnerando los derechos del comité de empresa y de los trabajadores afectados». Además, «se van a asignar destinos sin publicidad y sin conocer las antigüedades».

La central ha anunciado que emprenderá medidas legales. Para USO, «estas medidas tienen más que ver con el programa político del gobierno de la Generalitat que con las necesidades reales educaticas».

Según USO, «se discrimina a los trabajadores docentes por impartir Religión, se disminuye un recurso humano muy importante de la escuela pública y se posterga a los trabajadores que la imparten a las peores condiciones laborales».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios