Imagen del asesino de Vinaroz, Marcel K., en la derecha de la imagen - FACEBOOK

Facebook«En entrenamiento de agresión»: el perfil del alemán que cruzó Europa para asesinar a su exnovia en Vinaroz

Katharina W. había denunciado dos veces por maltrato a su verdugo antes de huir de Alemania, pero las autoridades españolas lo desconocían

CASTELLÓNActualizado:

De nuevo, la red social Facebook completa el puzle de la información sobre el perfil de un asesino al que los prejuicios le atribuyen un carácter violento, buena forma física y algún hobbie relacionado con el deporte de contacto. En el caso del alemán Marcel K., el verdugo de Katharina W., se cumplen todos ellos. Más que un aficionado a las motos –pertenecía a un club de moteros originario de Alemania que no estaba exento de peleas entre otras bandas–, y tenía una pasión que se excedía de los límites de lo normal: el gimnasio. «En entrenamiento de agresión», indicaba en uno de sus posts de hace unos meses en el que se ubicaba en un centro deportivo de Bochum, a poco más de media hora de Essen, ciudad alemana donde había compartido casa la pareja meses antes, aunque la madre de Katharina asegura que la joven vivía encerrada y atemorizada bajo el régimen de su maltratador.

Por ello decidió marcharse a Vinaroz. Hace ahora tres meses, Katharina salió huyendo de Essen para vivir con sus padres en una urbanización en esta localidad castellonense con la confianza de que aquí estaría a salvo. Sus padres también lo creían, nunca hubieran imaginado que aquel hombre fuera capaz de llegar hasta allí. Por ello quizá no avisaron de que la joven había denunciado a Marcel hasta en dos ocasiones a la policía alemana, aunque ambos casos quedaron cerrados y los antecedentes por violencia de género no traspasaron las fronteras entre países. El caso es que el alemán se montó a su Golf negro y rodó 1.500 kilómetros sin mirar atrás y sin descansar en toda la noche.

Imagen del asesino de Vinaroz, Marcel K., en la derecha de la imagen
Imagen del asesino de Vinaroz, Marcel K., en la derecha de la imagen-FACEBOOK

Poca pero reveladora. La información que muestra el perfil de Facebook del asesino de Katharina deja ver ese carácter de «tipo duro» que tiene aterrorizada a una mujer hasta el punto de dejar toda su vida para escapar del infierno que supone el tenerle cerca. «¡Les deseo a todos los idiotas aristocráticos y falsos amigos un bendito golpe en la cara!», reza una de las imágenes que compartió en la red social.

Secuestrarla, su plan original

La Guardia Civil de Vinaroz encontró en el coche de Marcel cinta americana, bridas y un bidón de gasolina. Una de las hipóstesis apunta a que el hombre, de 40 años, pensaba secuestrarla cuando llegase a Vinaroz, pero cambió su plan original cuando encontró la casa de Katharina. Ese maldito viernes, 24 de noviembre, bajó del coche y entró sobre las 7.15 de la mañana a la finca de la joven, que solo pudo gritar al verle. Con un tiro en la cabeza con una pistola de nueve milímetros cayó muerta. La hermana de la víctima escuchó el grito de auxilio y los agentes pudieron llegar en cuestión de minutos. Fue entonces cuando el asesino de Katharina se disparó un tiro y terminó con su vida.

La madre de Katharina, Silvia, ha roto su silencio en las redes sociales con un post sobrecogedor a cuyas líneas acompañaba una foto de su hija:

«Mi querida hija, a la que quiero po encima de todo. Estes donde estés ahora, yo siempre estaré a tu lado. No sé qué voy a hacer sin ti ahora... Me esforcé tanto por ayudarte... Por protegerte, pero no lo logré. Por favor, perdónamé. El dolor es simplemente insoportable. Te quiero tanto»..

El mensaje de Silvia , la mader de Katharina, en Facebook
El mensaje de Silvia , la mader de Katharina, en Facebook-FACEBOOK