Imagen de archivo de Alejandro Díaz
Imagen de archivo de Alejandro Díaz - ABC
Tribunales

El exlíder de Juventudes Socialistas de Elche acusado de difundir pornografía infantil sale de la cárcel

Alejandro Díaz, detenido en junio, ha quedado en libertad tras el pago de una fianza de 20.000 euros

ALICANTEActualizado:

El exsecretario general de las juventudes del PSOE en Elche, Alejandro Díaz, quedó este miércoles en libertad tras pagar 20.000 euros de fianza y ya ha abandonado la prisión de Fontcalent en la que permanecía desde el pasado junio, cuando fue detenido por tenencia y difusión de pornografía infantil.

Según informan fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, Díaz deberá comparecer ante el juzgado una vez al mes y no podrá salir del territorio nacional. Además, se le ha retirado el pasaporte. La jueza encargada del caso no aprecia riesgo de fuga debido a su situación de arraigo, ni la posibilidad de que el investigado oculte, altere o destruya pruebas.

La detención del exlíder de Juventudes Socialistas, de 27 años, generó gran polémica puesto que la investigación descubrió que poseía vídeos de adultos manteniendo sexo con menores, en algunos casos bebés. Los agentes hallaron en su poder, en diversos dispositivos informáticos, imágenes explícitas de estos abusos a niños que habría recibido y compartido a través de redes sociales como Skype.

El que también fuera presidente del Consejo de la Juventud de Elche fue arrestado en su vivienda, donde residía al parecer con sus padres, en una operación realizada por agentes especializados en la investigación de delitos tecnológicos de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) de Alicante, de la Policía Nacional.

Durante las indagaciones localizaron igualmente mensajes en los que se jactaba de haber mantenido relaciones con dos menores, unos hechos sobre los que el juzgado no tiene indicios claros pero que están siendo investigados por los agentes.

Tras conocerse todas estas actuaciones, la organización juvenil socialista le suspendió de militancia y lo expulsó, al igual que dejó de ocupar cargo en el Consell de la Joventut de Elche.