Ricardo Sixto (a la izquierda), durante una rueda de prensa de Unidos Podemos
Ricardo Sixto (a la izquierda), durante una rueda de prensa de Unidos Podemos - EFE
Política

Esquerra Unida recuerda que el Bloc todavía le debe 18.000 euros de la campaña de 2007

La formación «siempre» sospechó de que los nacionalistas superaron el límite de gasto en los comicios que investiga la justicia

VALENCIAActualizado:

Las viejas heridas entre Esquerra Unida y el Bloc han resurgido una vez más. Ahora como consecuencia de la investigación sobre presunta financiación electoral del PSPV y los nacionalistas en las elecciones de 2007. A los primeros no parece haberles sentado del todo bien que el presidente de las Cortes Valencianas, Enric Morera, remarcara en varias ocasiones durante su comparecencia en el Senado que el administrador electoral de la coalición con la que acudieron a aquellos comicios era EUPV y han tratado de desvincularse de cualquier responsabilidad al respecto.

Si la pasada semana su excoordinadora, Glòria Marcos, respondía que no se puede ir a la Cámara Alta «a decir tonterías», este miércoles el diputado de IU Ricardo Sixto también ha replicado a Morera. El que fuera el encargado de la contabilidad de la campaña para esas elecciones ha destacado durante una entrevista en CV Radio -y en conversación con este periódico- que únicamente fueron en coalición en las autonómicas (en la cual también se incluía a Els Verds), de modo que en las municipales «cada uno iba por su cuenta».

El primer dinero para la campaña, ha detallado, lo ponen los partidos sacándolo de sus propias finanzas y lo colocan en la cuenta electoral. En el caso de esos comicios, Esquerra Unida aportó 30.000 euros y el Bloc tenía que abonar 18.000. «Todavía nos los deben», ha recordado. «No sé lo que pretende Morera, se habrá olvidado. Le parecerá mejor tirar balones fuera que dar explicaciones. A nosotros ningún empresario nos ha pagado», ha señalado en la entrevista radiofónica.

Desde el partido comentan que «siempre» les «llamó mucho la atención» los recursos de los nacionalistas, por lo que les daba la impresión de que «superaron el límite de gasto» establecido legalmente. Especialmente significativa les resultaba la campaña «Adéu PP», de la cual fue responsable el actual concejal de Compromís en el Ayuntamiento de Valencia Pere Fuset. El alquiler de la avioneta que recorrió la costa de la Comunidad Valenciana todos los fines de semana durante un mes con ese lema llegó a costar 21.890 euros.

En los apuntes de Crespo Gomar, la empresa investigada por ser la encargada de los servicios electorales del Bloc y del PSPV -y que habría facturado a terceras empresas-, la cuenta de los nacionalistas asciende a 739.217 euros (con IVA), incluyendo algunos gastos de 2008. Empresas como Metrovacesa, Egevasa, Blauverd, Fomento Urbano o Castellonense Contadores podrían haberlos asumido, según sostiene la Policía.

«Nosotros no teníamos tanta capacidad publicitaria como ellos y no sabíamos nada de dónde sacaban el dinero. Al final lo que se ha visto es que la financiación de todos los partidos para esas elecciones está siendo investigada por la justicia», indican desde Esquerra Unida. Y aprovechan para rememorar la dura disgregación de Compromís tras esos comicios: «Rompieron el acuerdo de las subvenciones. Nos dieron una parte mínima al principio y nada más. Les reclamamos el dinero para que se pudiera fiscalizar, pero no nos pasaron la contabilidad y así se lo hicimos constar al Tribunal de Cuentas».

Informes de cuentas

Según el informe de la Sindicatura de Cuentas, los gastos de EUPV para los comicios de 2007 comicios ascendieron a 240.794 euros. Éstos procedían de un anticipo de la subvención concedido por la Generalitat por importe de 52.678 euros; de los fondos de la cuenta ordinaria del partido (los 37.000 euros); y del traspaso de 149.000 euros procedente de una póliza de crédito contratada con el Banco Popular.

Un año más tarde, el Tribunal de Cuentas detectó en su análisis irregularidades en el gasto realizado por Esquerra Unida y por el Bloc en los comicios municipales. Según este órgano, la coalición sobrepasó su límite máximo de gasto en más de 69.000 euros, dado que destinó a la campaña 452.449 euros -dato que no incluye el envío de propaganda- cuando sólo podía invertir 383.316.