Alberto Caparrós - CRÓNICAS SABÁTICAS

A la espera del PP valenciano

«El partido que preside Isabel Bonig no estaba este sábado. Lo peor es que no se le esperaba»

Alberto Caparrós
VALENCIAActualizado:

Hace ahora una semana Rosana Belenguer Crespo informaba a los lectores de ABC de que el PP tiene previsto lanzar a su candidato a la Alcaldía de Valencia en cuanto pasen las elecciones catalanas del 21 de diciembre y se forme gobierno en la region vecina.

Mariano Rajoy atiende primero lo urgente, pero el presidente de los populares es consciente de la importancia de una plaza como la de la capital del Turia, en la que los populares pusieron la primera piedra para ser un partido de gobierno.

Corría el año 1991 y su candidata era Rita Barberá. Transcurridos veintiséis años el PP vaga como alma en pena en la oposición en el Ayuntamiento de la tercera capital del España con nueve de sus diez concejales investigados en el caso Taula, en manos de una gestora y sin una cabeza visible para ofrecer a un electorado que en 2015 castigó al PP pero que anda ahora en busca un referente.

Los populares tocaron fondo en las últimas elecciones, pero fueron la lista más votada. Con un concejal más -un puñado de sufragios-, el PP recuperará la vara de mando en 2019. Y Génova lo sabe. Igual que es consciente de que necesitará para ello a Ciudadanos. Con todo, Albert Rivera (léase Fernando Giner y Toni Cantó) no permitirá si está en su mano cuatro años más de gobierno de Compromís si de él depende. No es menos cierto que si la unión de Ciudadanos y PSPV posibilitara la gobernabilidad en Valencia los naranjas no dudarían en reeditar un pacto como el que aupó a Susana Díaz a la presidencia de la Junta de Andalucía. La diferencia es que, más allá del buen trabajo que está desempeñando Sandra Gómez, en Andalucía no hay un Compromís en el tablero político.

No abundaré en las cábalas del PP para encontrar a su cabeza de lista (les vuelvo a remitir a la información de mi compañera Rosana Belenguer Crespo para ello), pero el tiempo apremia y los populares siguen sin un referente que marque la senda para recuperar la plaza que abre la puerta de la Generalitat. O en 2019 0 en 2023. O si no que se lo pregunten a Eduardo Zaplana.

Este sábado, el PP ha perdió una oportunidad de oro. Mientras en su sede de la Plaza de América de la capital del Turia celebraba un acto con más pena que gloria con Javier Maroto, apenas un par de horas después miles de personas se congregaban frente a su sede en el final del una manifestación cuyo lema haría suyo el PP: «Somos valencianos, somos españoles. No a los países catalanes».

Frente a algún ninguneo de difícil explicación, la influyente agencia de noticias británica Reuters se hacía eco a través del objetivo de Heino Kalis de una marcha multitudinaria, pacífica y reivindicativa. Con escasos recursos -una rueda de prensa, unas cuantas cuñas publicitarias en la radio y apenas dos faldones en prensa impresa local-, el amortizado en términos políticos Juan García Sentandreu logró congregar a miles de personas en Valencia para reivindicar algo tan básico como el cumplimiento de la Constitución y el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana.

Imagen de la manifestación celebrada este sábado en Valencia-REUTERS

Fernando Giner lo había sabido ver y anunció que respaldaba el acto aunque finalmente solo acudió al inicio de la marcha y lo hizo, de acuerdo con sus propias palabras, «a título personal y no mediático». Con todo, el concejal de Ciudadanos y portavoz de la formación de Rivera en la Comunidad Valenciana jugará un papel clave en 2019. A poco que la demoscopia no se equivoque, la suma de PP y Ciudadanos resultará suficiente para que Joan Ribó regrese a la bancada de la oposición.

Los dirigentes del PP valenciano, con Isabel Bonig a la cabeza, que se desplazaron a Barcelona a apoyar las manifestaciones en defensa de la unidad de España, optaron por contraprogramar este sábado la marcha en Valencia, cuando la tenían en la puerta de su casa y el objetivo era el mismo. Tan cerca lo tuvo que no lo supo ver. Solo Luis Santamaría, presidente de la gestora en la capital, y Vicente Betoret, expresidente del partido en la provincia, se sumaron a la marcha, recalcando que su presencia era a título «personal».

El PP, enfrascado como está en argumentar los motivos de su ausencia en la manifestación convocada el próximo sábado en la que se responsabilizará exclusivamente a Mariano Rajoy del injusto modelo de finaciación autonómica que perjudica a los valencianos, ni estaba ni se le esperaba este sábado.

Alberto CaparrósAlberto CaparrósJefe de secciónAlberto Caparrós