Imagen de la central nuclear de Cofrentes
Imagen de la central nuclear de Cofrentes - ROBER SOLSONA

Energía nuclearEl Clúster de Energía de la Comunidad Valenciana se opone al cierre de Cofrentes

La asociación advierte de las consecuencias del desmantelamiento de la instalación para el suministro de energía

VALENCIAActualizado:

El Clúster de Energía de la Comunidad Valenciana advierte de que la eliminación de la central nuclear de Cofrentes «tendría consecuencias muy negativas para el suministro dado que en la actualidad no hay suficiente capacidad de energía renovable instalada para cubrir las necesidades». Así lo asegura la asociación en un comunicado emitido este martes, una semana después de conocerse que los partidos que sustentan el Gobierno valenciano presentarán esta semana en las Cortes una iniciativa para instar al Ejecutivo central a que proceda al cierre y desmantelamiento de la instalación en marzo de 2021, fecha en la que finaliza el actual período de prórroga de funcionamiento.

Para sustituir la capacidad generación de la Central de Cofrentes, «sería necesario duplicar aproximadamente la capacidad de generación eólica» instalada en la actualidad en la Comunidad Valenciana, lo que es imposible de realizar de forma inmediata, indica el Clúster.

Además, según explica, a medida que vayan aumentando en el futuro las instalaciones renovables y éstas sean capaces de cubrir una mayor demanda de electricidad, la Central Nuclear de Cofrentes «seguirá siendo necesaria» para garantizar el suministro eléctrico en los casos en los que las condiciones meteorológicas no sean favorables para la generación renovable (ausencia de viento y de sol), lo que no es infrecuente. Añade que la Central Nuclear funciona de manera continua y sin interrupciones, por lo que en 2015 la energía producida por esta instalación fue el triple que la producida por las instalaciones eólicas en la Comunidad. «Energía renovable y nuclear no son, a día de hoy, sustitutivas sino complementarias».

Para la agrupación, a energía nuclear representa una parte fundamental del mix de generación eléctrica, de la que no se puede prescindir sin poner en peligro el abastecimiento de energía. Mantenerlo equilibrado con la presencia de diferentes fuentes de energía es, en su opinión, el escenario «más recomendable» para asegurar la estabilidad del sistema y evitar problemas de abastecimiento.