Guillem Bertomeu - LLETRAFERIT

Encuestas vs realidad social

«¿Si los propios políticos no cumplen con las propias leyes que ellos mismos crean, para qué sirven?»

Guillem Bertomeu
Actualizado:

Si los propios seguidores de la materia, me refiero a la estadística política, no llegamos a entender las diferentes conclusiones que nos sacan las sucesivas encuestas que se publican semana tras semana en los diferentes soportes informativos valencianos, mi pregunta es, ¿qué caso o qué conclusión saca el ciudadano normal, que eso de la política ni le va ni le viene?

Esta reflexión la vengo “rumiando” desde el pasado día de la madre, donde pude disfrutar con la familia de un día de celebración en un restaurante de playa del Cap i Casal. El salón estaba lleno, el día acompañaba metereologicamente, además de ser un fin de semana de comuniones. La mesa más cercana a la mía estaba compuesta por tres matrimonios de mediana edad. Una de las señoras, que por lo que escuchaba debía de ejercer en el mundo del derecho, se puso alterada cuando la conversación de su mesa fue derivando en la sentencia del caso de “la manada”. La señora, con la voz más elevada de lo normal, sentenció que en España teníamos dos problemas muy grandes, uno la clase política y la otra las sentencias judiciales.

Ese comentario puede trasladar un sentir popular de la calle, si a todo eso añadimos el desgarrador testimonio de Josua Alonso en el Senado. Josua es un joven de 26 años, huérfano de la violencia de género, su padre asesinó a su madre y él se hizo cargo de su hermano pequeño y con voz pausada comentó su situación y que él , en su caso, no ha recibido ninguna ayuda de la Administración pública, y lanzó el órdago preguntándose si en esta situación la Administración no está al lado de las víctimas ¿Para qué sirven los políticos?

Imagen de la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, tomada el pasado viernes
Imagen de la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, tomada el pasado viernes - ROBER SOLSONA

Aquí, en la Comunitat Valenciana, teníamos un partido que se le llenaba la boca de decir que venían a #Rescatarpersonas y a la todopoderosa vicepresidenta, Mónica Oltra, se ve que de tanta política “Robin Hood” se ha liado con los dependientes y el informe anual del Defensor del Pueblo presentado la semana pasada afea a la Administración autonómica el nulo efecto de sus medidas y el incumplimiento de los plazos de asistencia. ¿Si los propios políticos no cumplen con las propias leyes que ellos mismos crean, para qué sirven?

A la señora de la mesa de al lado, al testimonio huérfano de la violencia de género o al dependiente anónimo que no le asisten, ¿qué opinión debe de tener de las encuestas políticas que ya nos están friendo fin de semana tras fin de semana?. Todas ellas marcan indicadores comunes; una estabilidad en la base electoral del PSPV, donde algunas llegan a indicar que pasa a ser el partido más votado. Un crecimiento notable de Ciudadanos, marcado por una ola favorable de percepción social, no olvidemos que no gobierna en ningún lado lo que implica no quemarse. Un retroceso, todavía más del PPCV, según algunas encuestas pasaría incluso a ser la tercera fuerza política. Una caída del apoyo de Podemos, que podría jugar a presentarse bajo una confluencia junto a Esquerra Unida y por último una volatilidad absoluta de Compromís, donde en su propia encuesta, ellos mismos se ponen como la primera fuerza y como curiosidad en la última encuesta publicada, sufre un retroceso respecto a sus resultados de 2015 pasando a ser la cuarta fuerza. Para gustos los colores en la demoscopia política y cada cual a sacar sus propias conclusione

Guillem BertomeuGuillem Bertomeu