Política

Dimite el director de una residencia gestionada por la Generalitat tras la foto de un anciano tirado en el suelo

El comité de empresa y el PP habían denunciado que había días que solo había un auxiliar por cada cuarenta internos

Imagen de Oltra durante su visita de este martes a la residencia de Carlet
Imagen de Oltra durante su visita de este martes a la residencia de Carlet - MIKEL PONCE

La vicepresidenta del Consell y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha anunciado este martes que el director de la residencia de personas mayores de Carlet (dependiente del Gobierno autonómico) ha presentado su renuncia, después de que se publicaran una foto de un interno en el suelo.

Además, se ha abierto un expediente informativo a las personas que participaron en la realización de la fotografía publicada, para determinar si su proceder fue el adecuado, según Oltra, quien ha pedido su comparecencia en Les Corts para explicar este suceso, pese a que todos los grupos políticos ya lo habían solicitado.

El comité de empresa del centro de Carlet y el PP habían denunciado antes de la difusión de la foto la desatención que sufren los pacientes por los «recortes del Consell». El PP local denunció en agosto que «la situación ha llegado a tal extremo que muchas tardes y noches solo hay un asistente para cubrir las necesidades de más de cuarenta residentes como consecuencia de los recortes impuestos por el Consell».

Este domingo, casi un mes después de la denuncia del grupo popular, el diario El Mundo publicaba una fotografía de uno de los internos que revela que la situación no ha mejorado en la principal residencia de ancianos gestionada por la Generalitat. La imagen muestra a un anciano que se cayó de la cama al soltarse la sujeción. Nadie vigilaba al paciente, pese a su grave situación física.

La Conselleria ha decidido paralizar totalmente los ingresos en la residencia de Carlet con el objetivo de seguir en la política de reducir la ratio que se inició el pasado mes de abril, y que busca poder comenzar a solucionar la situación "de abandono" que el centro ha sufrido durante años.

Imagen de la reunión presidida por Oltra en la residencia
Imagen de la reunión presidida por Oltra en la residencia- MIKEL PONCE

Así lo ha explicado Oltra tras visitar el centro para reunirse con la dirección y el personal de la residencia después de que desde la Conselleria se haya abierto una investigación para esclarecer el trato que recibió un usuario, tras hacerse pública una imagen en la que el hombre se encontraba en el suelo.

Tras informar de que el director le ha presentado su renuncia a seguir en el centro, Oltra ha explicado que ahora habrá que buscar una persona que quiera "redirigir un barco con muchas dificultades".

Oltra ha expresado su deseo de que puedan contar con la colaboración de toda la plantilla, a los que ha animado a hacer de la residencia su casa y a poner "toda su voluntad para sacar adelante el proyecto".

La consellera ha agradecido a los empleados la voluntad de facilitar la gobernabilidad del centro con, por ejemplo, cambios en los turnos vacacionales.

El comité de empresa ha expresado su compromiso de que en este año y el próximo los periodos de vacaciones no sean inferiores a 15 días, preferiblemente un mes, lo que facilitará la tarea de encontrar personas dispuestas a asumir los contratos de sustitución.

Oltra visita al anciano fotografiado

Oltra también ha visitado a Vicente, el hombre de la imagen, y se ha reunido con su familia para trasladarles su disculpas porque "han visto pisoteada su dignidad".

La consellera ha explicado que tras la visita que realizó al centro el pasado mes de diciembre, y en la que la plantilla del mismo ya le trasladó su preocupación por la falta de personal, ya se acordó paralizar los ingresos, salvo aquellos que fueran urgentes, que ahora también se paralizarán.

La situación que se vive en la residencia de Carlet es "consecuencia de los recortes que durante años ha sufrido el sector público", y que no se puede arreglar "ni en un año ni dos ni en tres", por eso en abril se adoptó la decisión de ordenar que no se hicieran nuevos ingresos, "conscientes de que la ratio de usuarios por trabajador era la legal, pero no la óptima".

Esta decisión ya ha permitido reducir en 48 el número de residentes, ya que solo se han producido 7 ingresos de casos graves, ha informado la consellera, quien ha añadido: "Mientras no podamos ampliar plantilla vamos a disminuir el número de residentes".

Oltra ha lamentado que las políticas de "privatización y de abandono de lo público" a que el gobierno del PP sometió a los servicios sociales "durante 20 años" han dado lugar a situaciones como las de Carlet.

En esta residencia, los usuarios "están bien", pero no se han atendido las necesidades del personal, que también se ha visto "constreñido con un sistema legal, como la ley Montoro, que no permite sustituir ni renovar plantillas".

A la falta de personal, ha explicado, se suma también la falta de inspectores que existe en la Conselleria de Igualdad, donde hace un año solo había 7, y ahora se han incrementado hasta 9, aunque debería haber 27, para cumplir la ley y hacer frente a las necesidades reales.

La Conselleria apuesta por un cambio de modelo en que se prime "la autonomía frente a la dependencia", y en el que se quiere sustituir "los macrocentros" por residencias que se parezcan "más a una casa".

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios