Vista de la Sala Europa del Senado, en una imagen de archivo
Vista de la Sala Europa del Senado, en una imagen de archivo - EFE
Tribunales

El Constitucional tumba la ley valenciana que pretendía revocar a Rita Barberá como senadora

«La norma olvida que los senadores, cuando son nombrados, pasan a representar al pueblo español en su conjunto», apunta la sentencia

VALENCIAActualizado:

El Tribunal Constitucional ha anulado la primera de las leyes aprobadas en las Cortes Valencianas recurridas por el PP. Se trata de la norma que permite revocar la designación de senadores territoriales y que fue sacada adelante por PSPV, Compromís y Podemos en octubre del pasado año.

En una sentencia comunicada este lunes, el tribunal considera que los preceptos son inconstitucionales porque «invaden competencias del Estado central» al subordinar al Senado respecto del Parlamento autonómico. «La ley olvida que los senadores, cuando son nombrados, pasan a representar al pueblo español en su conjunto», explica la resolución.

De este modo, la potestad de las Cortes Valencianas acaba, según el TC, «en la designación del senador o senadora para formar parte de la Cámara territorial». «Pero, a partir de ahí, la Constitución no le permite subordinar el Parlamento respecto del legislativo autonómico», detalla.

«El legislador autonómico ha pretendido establecer, sin justificación alguna, deberes de comparecencias y rendición de cuentas sobre senadores que, una vez designados, son miembros de un órgano constitucional del Estado que quedan por tanto sustraídos, en tanto se mantengan en el cargo, a toda disciplina de las Comunidades Autónomas», remarca la sentencia.

La resolución también destaca que «la no sujeción a mandato imperativo de diputados y senadores entraña la garantía constitucional de que ninguno de ellos podrá quedar, en el ejercicio del cargo, sometido a voluntades ajenas». Esta situación de subordinación inconstitucional, prosigue, «no solo sería originada por hipotéticas instrucciones previas de carácter vinculante –no previstas ciertamente en esta Ley, según se ha argüido en su defensa−, sino también por cualesquiera normas que, como las enjuiciadas aquí, hagan depender de la confianza y valoración política ajenas (de la libre voluntad de otro, en definitiva) la permanencia del representante en el ejercicio de su cargo».

La norma fue aprobada hace más de un año a iniciativa de Podemos (con el único voto en contra del PP) con la intención de que le fuera aplicada a la fallecida Rita Barberá -en ese momento senadora popular-, quien tuvo que declarar ante el Tribunal Supremo por la investigación sobre el presunto blanqueo de capitales en el grupo del PP del Ayuntamiento de Valencia.

La ley establecía que se podía revocar a un senador en caso de «pérdida de confianza». Durante el debate en las Cortes, el portavoz del PSPV, Manolo Mata, aseguró que la aprobaban sólo por la lealtad al acuerdo político que tienen con Podemos y Compromís, pero pidió que «nadie contara» con su partido para iniciar ese proceso de revocación.