Tribunal Supremo
Tribunal Supremo - ABC
Alicante

Condenado a 24 años de cárcel por abusar de dos niños de 11 y 12 años en Orihuela

El Supremo ha confirmado la pena para el ciudadano británico por delitos continuados de abusos a los menores, provocación sexual y tenencia de pornografía infantil

ALICANTEActualizado:

El Tribunal Supremo ha confirmado las penas de 23 años y 9 meses de cárcel impuestas a un pederasta que abusó sexualmente de dos niños -uno de 11 y otro de 12 años- en su domicilio de la costa de Orihuela (Alicante), según recoge una sentencia fechada en enero a la que ha tenido acceso EFE.

El acusado, un ciudadano británico, fue juzgado en junio del año pasado por la sección séptima de la Audiencia Provincial de Alicante, que le declaró culpable de dos delitos continuados de abusos a dos menores, otro de provocación sexual y un cuarto de tenencia de pornografía infantil.

El sospechoso contactó con uno de los niños, de 11 años, en agosto de 2013 cuando este pasó por delante de la puerta de su domicilio y él le invitó a ayudarle en el jardín, colaboración por la que luego le dio tres euros.

El pequeño comenzó a visitarle en su vivienda prácticamente a diario, después de que el adulto se ganara su confianza dejándole jugar con su ordenador y haciéndole algunos regalos como una consola de videojuegos o un coche teledirigido.

La sentencia de la Audiencia confirmada ahora por el Supremo declaró probado en su día que el pederasta abusó sexualmente de este niño en su dormitorio en al menos diez ocasiones y le pagó por cada una de las relaciones entre 5 y 10 euros.

Igualmente, le fotografió desnudo, le mostró vídeos de alto contenido sexual y, al menos tres veces, él y otro adulto que no ha sido localizado mantuvieron relaciones sexuales a la vez con el pequeño.

El niño fue reconocido en un hospital de Torrevieja en marzo de 2014 y los médicos descubrieron que presentaba varias lesiones en la zona del ano.

El pederasta también abusó durante el mismo periodo, entre agosto de 2013 y marzo de 2014, de otro menor de 12 años, amigo del anterior y con el que empleó "el mismo método para ganarse su confianza", según el fallo, mediante regalos e invitaciones a helados.

De este crío abusó al menos en cuatro ocasiones, después de convencerle para que subiera a su dormitorio y obligarle también a mantener relaciones sexuales con el otro menor.

En esa ocasión, el chiquillo comenzó a llorar y a pedir al pederasta a gritos que le dejara marchar, pero el hombre le "tapó la boca con la mano".

Agentes del Grupo de Delitos Informáticos de la Policía Nacional detuvieron al pederasta el 28 de marzo de 2014 y confiscaron en su domicilio fotografías de una de las víctimas y abundante material pedófilo que el reo compartía con otros usuarios de Internet a través de la aplicación Skype.

La sección primera de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha desestimado ahora el recurso de casación del condenado porque entiende que la condena se sustenta en "prueba de cargo sólida y plural", entre otros argumentos.