Imagen de archivo de la comisaría provincial de la Policía Nacional en Alicante
Imagen de archivo de la comisaría provincial de la Policía Nacional en Alicante - JUAN CARLOS SOLER
Sucesos

Un casco de autoprotección y un cinturón inmovilizador para expulsar a un delincuente de España

El hombre, de nacionalidad argelina, sumaba 63 detenciones en diez años y era considerado «especialmente peligroso»

ALICANTEActualizado:

La Policía Nacional ha expulsado de España a un delincuente argelino considerado "especialmente peligroso" y que sumaba 63 detenciones durante los diez años en los que ha estado residiendo en territorio español, según un comunicado de la Comisaria Provincial de Alicante.

La Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras ha sido quien ha llevado a cabo todos los trámites administrativos para "conseguir expulsar de España" a esta persona, considerada "especialmente peligrosa" por la Policía, explica la nota de prensa.

La Policía Nacional organizó un dispositivo especial para asegurar la integridad física del expulsado, dado "los innumerables conatos de autolesión que intentó llevar a cabo durante su estancia en los calabozos de la Comisaría Provincial de Alicante", señala la nota de prensa.

Por ello, los agentes tuvieron que colocarle un casco de autoprotección y un cinturón inmovilizador para evitar que el detenido se autolesionara durante el traslado.

El pasado sábado, un convoy formado por varios vehículos policiales salió desde Alicante en dirección al puerto de Almería, desde donde zarpó el ferri que trasladó al expulsado hasta su país de origen, indica el comunicado.

La Policía ya había intentado llevar a cabo su expulsión en cuatro ocasiones anteriores, pero nunca se había podido llegar a materializar hasta el pasado sábado porque prevaleció la necesidad de proteger su integridad física.

El expulsado había sido detenido en España, desde 2008, 63 veces por delitos de robo con violencia e intimidación, robos con fuerza, lesiones, atentados a agentes de la autoridad, daños, hurtos y delitos contra la salud pública. Además, contaba con "una multitud de reclamaciones judiciales", según la misma fuente.

En las bases de datos policiales le constaban diez identidades diferentes, ya que cuando era detenido facilitaba una filiación distinta.

Además, el arrestado había sido el cabecilla de una banda dedicada al hurto y al robo con violencia en la zona de ocio del barrio de la capital alicantina y que fue desarticulada semanas atrás en una intervención realizada por los grupos Operativos de Respuesta y las unidades de Prevención y Reacción de la Comisaría Provincial de Alicante, que se saldó con diez detenidos.