EL SÍNDIC DE GREUGES PIDE MEDIDAS

El Ayuntamiento ve aceptable un nivel de ruido casi «intolerable» para la OMS en Gran Vía Germanías

Una medición municipal detecta 73,8 decibelios y el equipo gobierno local se excusa en que es «habitual como en otras zonas con similar tráfico»

Atasco en una de las avenidas principales de Valencia
Atasco en una de las avenidas principales de Valencia - MIKEL PONCE

El Ayuntamiento de Valencia considera aceptable un nivel de ruido medido por sus propios técnicos en la Gran Vía Germanías, de 73,8 decibelios, que roza lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) califica de «intolerable», según ha revelado el Síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana en una recomendación al equipo de gobierno local del alcalde Joan Ribó para que adopte medidas, a raíz de una denuncia vecinal.

Tras constatar este ruido ambiental, los responsables municipales transmitieron al afectado que «tanto los niveles sonoros extraídos del mapa de ruido como los registrados mediante mediciones experimentales en la Gran Vía Germanías son habituales para vías con similares intensidades de tráfico en otros puntos de la ciudad, con predominio de vehículos ligeros y una cierta contribución de vehículos pesados (autobuses)».

Ante esta respuesta, el vecino considera "una ironía que el Ayuntamiento diga que en otros puntos de la ciudad con una similar intensidad de tráfico el nivel acústico es similar" y hace una analogía: "es como si yo me quejara de que hay inseguridad en mi barrio y la administración me contestara que en otras zonas de Valencia similares hay un nivel de delincuencia más o menos igual, que no me queje".

El mensaje del defensor del pueblo autonómico es que hay que "reducir al máximo posible los elevados niveles de decibelios existentes en la misma", según José Cholbi, ante la queja planteada por este residente de esta vía ante las "insoportables molestias" que aseguraba padece en su casa como consecuencia de la contaminación acústica generada por el tráfico.

"Los coches y motos entran y salen del túnel a toda velocidad, lo mismo ocurre con los vehículos que se dirigen por encima del túnel hacia la pista de Silla, por esta avenida pasan prácticamente todas las líneas de la EMT, el número de carriles de circulación es de nueve", exponía el autor de la queja, que planteaba como solución la colocación de pantallas acústicas o la creación de un seto central con palmeras como se ha hecho en Peris y Valero.

Va a más

El Ayuntamiento de Valencia remitió un informe con los datos de las últimas mediciones sonométricas realizadas en 2015 frente al número 18 de esta avenida, con 73,8 dB, constatándose un ligero aumento de 0,8 respecto a las mediciones de 2012. Este aumento podría deberse, a una misma intensidad de tráfico, "al normal desgaste con el tiempo del pavimento fonoabsorbente mencionado", según el consistorio.

En la fase de alegaciones al informe municipal, el autor de la queja insistió en que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el nivel sonoro aceptable es de 65 dB y que a partir de 75 dB "el nivel acústico es intolerable".

También recuerda que planteó una sugerencia para aliviar este problema de contaminación acústica intolerable: "Suprimir un carril de circulación y con ese ancho de calzada disponible hacer una mediana central con palmeras, análoga a la de Peris y Valero (que absorberían parte de los decibelios y le darían a la avenida un aspecto "más humano") y un carril-bici inexistente hasta la fecha".

El Síndic señala que, en virtud de los límites establecidos por la Ley valenciana de protección contra la contaminación acústica, los 73 decibelios medidas harían necesario adoptar un plan de mejora de la calidad acústica y recuerda que las molestias acústicas generan "perniciosas consecuencias para la salud de las personas", como ya ha afirmado en varias ocasiones el Tribunal Constitucional.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios