Imagen de Antonio Navarro y Maje tomada el día de su boda
Imagen de Antonio Navarro y Maje tomada el día de su boda - ABC
Sucesos

La Audiencia de Valencia deniega la libertad provisional a Maje por riesgo de fuga

La sección segunda no tiene dudas de que la joven participó en la planificación del asesinato de su marido y la mantiene en prisión

VALENCIAActualizado:

María Jesús M. C., la mujer de 27 años conocida como Maje que permanece en prisión por, presuntamente, planificar el asesinato de su marido, el ingeniero Víctor Navarro, en un garaje del barrio de Patraix de Valencia el pasado 16 de agosto admitió «con todo lujo de detalles y en modo que ha podido corroborarse periféricamente, de un modo suficiente, para atribuir una ulterior responsabilidad criminal en este momento de carácter meramente indiciario y provisional».

Así consta en una resolución de la Seción Segunda de la Audiencia Provincial de Valencia, adelantada por «Las Provincias», en la que deniega la libertad provisional a Maje al entender que existe riesgo de fuga.

De acuerdo con la citada información, la juez María Dolores Hernández Rueda sostiene que la posibilidad de que Maje -que permanece en la prisión de Picassent- se fugue en el caso de obtener la libertad provisional «resulta evidente en estos momentos vista la gravedad de la pena prevista por el delito investigado de más de veinte años de prisión».

Tanto la Fiscalía como la acusación particular se habían opuesto a la libertad provisional de Maje, conforme ha acordado finalmente la Audiencia Provincial, al entender que no existen dudas de que presuntamente participó en el asesinato de su marido. Un crimen por el que también se encuentra encarcelado Salvador R.L., uno de los amantes de la joven valenciana.

La Fiscalía solicitó un careo entre la viuda del hombre asesinado en Patraix y el amante de ésta. El ministerio público requirió esta prueba por las contradicciones en el juzgado y ante la Policía del amante, que confesó el crimen.

La mujer recurrió la prisión preventiva y alegó que no existían indicios de su participación en el asesinato de su marido. Al respecto, recordó que ante la Policía declaró que no creía capaz a Salva --su amante-- de hacer nada a su marido; y que fue éste quien reconoció que ideó la forma en que muriera y la exculpó de cualquier participación.

También defendió que le extrañó y no quería el seguro de vida que le hizo Salva en noviembre de 2017 y que no puede considerarse que ella se ausentara de su casa el día del crimen para que su marido aparcase en la plaza de garaje --donde fue asesinado-- dado que ya un vecino declaró que él lo hacía siempre ahí --y no ella--.

«Explicaciones inverosímiles»

Al respecto, la magistrada también considera «inverosímiles las exculpaciones dadas posteriormente por ella, que entran en franca contradicción con las circunstancias que rodean los hechos, en relación a que no creyó a Salvador capaz de hacerlo pese a que le proporcionó la llave (del garaje) y la ocasión, no siendo casual su ausencia precisamente ese día de su domicilio».