Archivo de Salamanca Detectan nuevos documentos valencianos «retenidos» por la Generalitat de Cataluña

La Asociación Salvar el Archivo de Salamanca suma el acta fundacional de la empresa Film Popular

Imagen de un carnet sindical de la CNT en Valencia
Imagen de un carnet sindical de la CNT en Valencia - ABC

El presidente de la Asociación Salvar el Archivo de Salamanca, Policarpo Sánchez, reveló este viernes durante una conferencia en el Casino de Agriccltura de Valencia, que la Generalitat de Cataluña retiene indebidamente en torno a dos mil documentos de familias de la Comunidad Valenciana, de “familias que nunca pisaron suelo catalán”, así como documentos de sindicatos agrícolas, de entidades culturales y de la propia Administración.

Durante la conferencia, Policarpo Sánchez desveló uno de sus principales descubrimientos en el Archivo de Salamanca: los documentos que acreditan la fundación en Valencia de la empresa cinematográfica Film Popular, aunque la mayoría de historiadores hasta ahora la atribuían a Barcelona, y unos pocos a Madrid.

El acta de constitución de Film Popular, la más importante empresa cinematográfica de la Guerra Civil española, sitúa su sede en la Calle Comedias, 27 de Valencia, constató Policarpo Sánchez. Una calle, curiosamente, muy próxima al Casino de Agricultura donde se impartía la conferencia. “Es una prueba más de cómo se manipula la Historia cuando no se sostiene debidamente en pruebas documentales”, afirmó Sánchez.

Imagen de Policarpo Sánchez
Imagen de Policarpo Sánchez- ABC

El argumento que esgrimen las autoridades de Cataluña para retener estos papeles es que “entre esta región y la Comunitat Valenciana existe ‘una misma identidad cultural’, que toma forma en los “Països Catalans”, explicó Policarpo Sánchez.

Según explicó Sánchez durante su intervención en el Casino Agrícola, “el 15 de septiembre de 2005 el Congreso de los Diputados aprobó la ley para devolver dichos documentos a Cataluña. Los sucesivos traslados de documentación (hasta siete) durante los siguientes años se hicieron sin el rigor y control que hubiera merecido una decisión de este tipo. Consecuencia de esta premeditación, nocturnidad y alevosía es que a Cataluña llegaron papeles catalanes, sí, pero también de otras 23 provincias españolas de las diferentes Comunidades Autónomas”, afirmó el presidente de la Asociación Salvar el Archivo de Salamanca. “El objetivo de estos despropósitos es desmembrar la historia de España para poderla manipular y contarla a su conveniencia”, relató el conferenciante.

Desde marzo 2014, Sánchez sostiene una costosísima batalla judicial contra la Generalitat de Cataluña. Exige que, en cumplimiento de la misma Ley que autorizó los envíos, el Gobierno catalán devuelva la documentación del resto de España.

Entre las muchas gestiones, además de la vía judicial, acometidas por Policarpo Sánchez, el pasado 23 de junio mantuvo un encuentro con el director general de Archivos y Patrimonio Cultural de la Generalitat de Cataluña, Josep Boya, que le desveló sus propósitos: “El dolor de las familias no me importa, lo único que importa es que desaparezca el Archivo de Salamanca por representar un símbolo de España, es donde conserva su memoria”. Según la Asociación Salvar el Archivo de Salamanca, justificó la decisión de apropiarse los documentos valencianos en una misma identidad cultural catalana.

Esta «posición ilegal de la Generalitat afecta a centenares de familias españolas, personas con nombres y apellidos, como es en el caso de la Comunidad Valenciana Alejandro Más, de Valencia, María Sales, de Castellón o Tomás Torregrosa, de Alicante», por citar algunos ejemplos de los documentos hallados por el investigador salmantino.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios