El Hospital General de Alicante
El Hospital General de Alicante - JUAN CARLOS SOLER

AlicanteDenunciarán a un médico que desvió pacientes a su clínica privada con un fraude de 7,2 millones

El exdirector de Neurorradiología fue inhabilitado hace años por 1.246 operaciones pero ejerce la medicina fuera de España

ALICANTEActualizado:

Compromís ha anunciado que denunciará en Fiscalía al ex director de Neurorradiología del Hospital General de Alicante por un presunto fraude de 7,2 millones de euros en el tratamiento de pacientes que él mismo derivó a su actividad privada desde la sanidad pública valenciana, en virtud a un plan de choque.

Fuentes de la coalición han informado este miércoles a Efe de que el facultativo, Juan Carlos Vázquez Suárez, fue inhabilitado en su día para la función pública por estas supuestas irregularidades, registradas entre los años 2009 y 2013, pero ejerce actualmente la medicina fuera de España.

El síndic de Compromís en Les Corts, Fran Ferri, y una diputada autonómica de esta formación, Marian Campello, han dado cuenta junto a una paciente del denunciado de este supuesto fraude, al tiempo que su grupo en el Parlamento valenciano ha presentado una proposición no de ley de carácter urgente que insta al Consell a aprobar un protocolo que permita a cada hospital público hacer un seguimiento de los casos derivados a la sanidad privada.

Según los datos facilitados por la formación política, Vázquez realizó 1.246 operaciones en una clínica privada de Alicante a 86 pacientes del hospital General de Alicante que él mismo se había derivado de la lista de espera.

Esos pacientes sufren malformaciones arteriovenosas (MAV) y fueron sometidos a "embolizaciones", una técnica que permite ocluir vasos sanguíneos en el cerebro y reduce el riesgo de sufrir un derrame.

Este tratamiento requiere previamente de una angiografía, una prueba radiológica que permite obtener imágenes de vasos sanguíneos no visibles mediante la radiología convencional.

Decidía las intervenciones

Según Compromís a raíz de una investigación de dos años, era el propio Vázquez quien decidía qué pruebas e intervenciones debían derivarse desde el Hospital General de Alicante a la sanidad privada.

El doctor facturó al sistema público sanitario durante el periodo analizado más de 7 millones de euros por esas derivaciones en el marco del plan de choque, a través de una empresa, Dagda Platinum, que está a nombre de una hija suya.

Los diputados autonómicos de la formación aseguran que Vázquez no tenía reconocida "la compatibilidad" para ejercer esa actividad médica privada mientras que la clínica privada carece de historiales médicos y radiologías de los pacientes derivados.