Alfonso Rus, este lunes, a su llegada a las Cortes
Alfonso Rus, este lunes, a su llegada a las Cortes - ROBER SOLSONA
Política

Alfonso Rus: «Nunca he cobrado comisiones y el PP no nos ha enseñado a hacerlo»

El expresidente de la Diputación de Valencia cita a Chiquito de la Calzada por la reacción del partido: «A mí me dijeron: '¡Hasta luego, Lucas!'»

VALENCIAActualizado:

Alfonso Rus ha vuelto a convertir en espectáculo su comparecencia en las Cortes Valencianas. Este lunes, ha acudido a la Cámara para responder a las preguntas de los diputados durante la comisión de investigación sobre la empresa pública Ciegsa, dedicada a la construcción de colegios. El expresidente de la Diputación de Valencia y del PP provincial ha negado que haya recibido «mordidas» a cambio de adjudicaciones, tesis sobre la que pivota la instrucción del caso Taula.

«En mi casa me han enseñado a ser honrado. Yo robaría por mi familia si fuera necesario porque estuvieran muriéndose, pero no por un partido político», ha asegurado. «Nunca jamás», ha continuado, llegó a «cobrar comisiones» y el partido no les «enseñó» a hacerlo ni dio «ninguna orden» para que recaudara.

Sobre la famosa grabación del «mil, dos mil, tres mil...» en la que se escucha el recuento de dinero procedente supuestamente del cobro de comisiones, ha reiterado que no era su voz pero lo que quedó en la opinión pública es que era él y «ya puedes desmentir lo que quieras». Por ello, ha lamentado que da la impresión de que entró en política para hacerse rico, cuando ya lo era. «Con 30 años ya tenía un Porsche y todas las propiedades eran antes de ser alcalde. Estaba en política porque quería estar, nada más», ha comentado.

Sobre la presunta financiación irregular del PP, ha asegurado que cuando él estaba bajo su dirección en la provincia de Valencia «no le hacía falta nada». «Eramos capaces de jugar con lo que teníamos. El partido nunca ha pedido dinero», ha señalado, para recordar que no pagaban sede ni luz -al estar en el edificio del PPCV- y cuando necesitó dinero suscribió una póliza de 100.000 euros que tardó siete años en pagar. A nivel regional y nacional, ha afirmado desconocer la situación económica, pero ha apuntado que «pondría la mano en el fuego» por ellos, incluyendo por el expresidente de la Generalitat Francisco Camps.

Preguntado por los diputados sobre si se ha sentido desamparado por el partido, ha remarcado que «en la política, como en el dinero, cuando uno tiene es un fenómeno y cuando ven que puede pasar cualquier cosa, a mí me dijeron, como bromeaba Chiquito de la Calzada 'hasta luego Lucas' y ya está. Lo entiendo». Asimismo, sobre si se considera una víctima, ha indicado: «Yo ya no se siento nada, me han pegado por bajo, por alto, el tema personal lo dejo aparte porque si no, es para volverse loco. Si me agarra un infarto, Dios no quiera, alguien tendrá la responsabilidad moral de lo que ha dicho o está haciendo».

Rus, durante su comparecencia en la comisión de investigación
Rus, durante su comparecencia en la comisión de investigación-ROBER SOLSONA

Rus se ha desentendido de la gestión de Ciegsa que está siendo investigada por los tribunales porque, ha asegurado, no tenía «nada que ver» con las adjudicaciones y escapaba de sus competencias. «No he ido nunca ni conozco a nadie. En todo caso, en cada proyecto debía haber técnicos que firmaran y avalaran la legalidad de los hechos, y en cuya honestidad confío», ha apuntado.

Sobre Máximo Caturla, exresponsable de la empresa pública, ha defendido que su gestión en el departamento de Hacienda de la Diputación fue «impoluta». La etapa, en su opinión, «más gloriosa económica, de gestión y de honradez».

En cuanto al exgerente de Imelsa Marcos Benavent, ha asumido la «culpa política, no económica», de haberlo propuesto para el cargo, aunque cuando supo lo que ocurría -«me enteré el último», ha indicado- actuó.

Antes de entrar a la comisión, y a preguntas de los periodistas, ha manifestado que la Diputación de València «nunca» le pagó la nómina a jugadores del Olímpic de Xàtiva -el equipo que él mismo presidía-, aunque pudo haberlo hecho a uno de ellos. «Puede ser, pero trabajaría». ¿De qué? «En los equipos amateurs de tercera división los futbolistas trabajan en la Diputación, de periodista, vendiendo ropa o yéndose a la huerta», ha zanjado.