Imagen de archivo del secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, junto a la portavoz en las Cortes, Mari Carmen Sánchez, y varios cargos del partido
Imagen de archivo del secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, junto a la portavoz en las Cortes, Mari Carmen Sánchez, y varios cargos del partido - ROBER SOLSONA
Política

Alcaldes y concejales del PP valenciano negocian su paso a Ciudadanos tras el éxito electoral en Cataluña

La formación naranja estudia abrir sus puertas a cargos populares en municipios pequeños, donde cuentan con menor implantación

VALENCIAActualizado:

Los temores del PP valenciano sobre el trasvase de cargos menores del partido a Ciudadanos tras los buenos resultados cosechados en las elecciones catalanas parecen que se empiezan a cumplir. Fuentes de la formación naranja confirman que ya existen negociaciones con alcaldes y concejales populares en la Comunidad Valenciana para estudiar su paso. Por el momento, los cifran en trece: siete en la provincia de Valencia, cinco en Alicante y uno en Castellón.

Aunque no detallan nombres, se trata de ediles y primeros ediles de municipios pequeños o, en algunos casos, de poblaciones de unos 8.000 habitantes donde no cuentan con gran implantación. Un hecho que desde Ciudadanos no niegan que pueden aprovechar, especialmente en su intención de consolidar una expansión territorial que todavía no han conseguido al 100%, sobre todo cuando no se trata de grandes localidades. El objetivo es rozar el 90% antes de verano.

Desde el PP aseguran que no tienen constancia de que se estén produciendo ya estos movimientos, pero los ven previsibles. Fuentes de la formación admiten que puede tratarse de personas descontentas con el partido o que se ven amortizadas y saben que no van a repetir en listas las próximas elecciones de 2019. «Jugamos con ello y lo tenemos asumido. Cuando antes se vayan mejor», afirman desde el partido. Una situación que, apuntan, también es una estrategia de Ciudadanos para debilitarlos.

Isabel Bonig y Mari Carmen Sánchez, en las Cortes Valencianas
Isabel Bonig y Mari Carmen Sánchez, en las Cortes Valencianas - MIKEL PONCE

Fuentes de la formación naranja señalan, de hecho, que existe un sector identificado de descontentos que están llamando a la puerta (aunque por ahora los ponen en «cuarentena»): los de personas cercanas al expresidente provincial del PP en Valencia Vicente Betoret. El ahora diputado autonómico fue apartado de su cargo después de que Génova decidiera crear una gestora debido al agrio enfrentamiento que tanto él como la portavoz popular en la Diputación de Valencia, Mari Carmen Contelles, mantuvieron durante meses para dirigir el partido en la provincia. Desde el PP niegan tener conocimiento de que todo ello, aunque indican que les «cuadra», mientras que el entorno de Betoret niega que se esté negociando un trasvase.

Crecimiento

Más allá de todas estas conversaciones o intentos de entrada, las expectativas de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana son calificadas como «muy buenas». Como muestra de ello, remarcan el aumento de la afiliación, que ha crecido desde el verano y, especialmente, los dos últimos meses. El partido ha pasado de 2.478 afiliados el 23 de noviembre a 2.610 a día de hoy (132 más), según datos oficiales.

En cuanto a los plazos de cara a las elecciones, el secretario de Organización, Fran Hervías, trasladó en su última visita a Valencia la pasada semana que las primarias para confeccionar las listas no comenzarían hasta 2019. En el caso de la ciudad -donde creen que más opciones tienen de gobernar- dan por hecho que seguirá de cabeza de cartel el actual portavoz, Fernando Giner, a quien Albert Rivera ya ha «bendecido».

En las Cortes parece que existe mayor indecisión. Aunque todo apunta a que lidere la lista el diputado nacional Toni Cantó -quien ha multiplicado su presencia en la Comunidad desde hace varios meses-, fuentes de la formación naranja explican que Rivera todavía no lo tiene asegurado porque también pretende contar con un buen «número uno» en la lista del Congreso.