El monumento de Callosa de Segura, con un grupo de vecinos haciendo guardia nocturna a su lado
El monumento de Callosa de Segura, con un grupo de vecinos haciendo guardia nocturna a su lado - PLATAFORMA EN DEFENSA DE LA CRUZ
Alicante

Abogados Cristianos y MasLibres.org claman por mantener la Cruz de los Caídos en Callosa de Segura

La plataforma de internet asegura haber recibido 26.000 firmas en contra de que se traslade el monumento el día 29

ALICANTEActualizado:

La Asociación Española de Abogados Cristianos ha solicitado por la vía urgente al Tribunal Superior de Justicia de Valencia que prohíba al Ayuntamiento de Callosa de Segura el traslado del monumento hasta que se resuelvan los procesos judiciales pendientes. La plataforma de internet MasLibres.org, por su parte, asegura haber aglutinado en pocas horas 24.000 firmas de adhesión también en contra de esta operación, prevista para el día 29.

Según la asociación de letrados, la Subdelegación del Gobierno en Alicante -a petición del ayuntamiento callosino- retira a partir del lunes el permiso que viene concediendo a los vecinos desde hace un año para reunirse ante la Cruz y «busca impedir así que los vecinos bloquen la retirada del monumento de nuevo».

La presidenta de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, advierte del peligro de que “las medidas judiciales vayan a llegar cuando el daño ya sea irreparable”. Y subrayan que en diciembre de 2016, los vecinos ya consiguieron paralizar la operación de la Cruz concentrándose y cantando villancicos en torno al monumento.

El Consistorio de Callosa, gobernado por PSOE, IU y Somos Callosa, tiene previsto el traslado el próximo lunes 29, con un fuerte dispositivo de seguridad. Según Abogados Cristianos, «se planea desplegar un operativo de Policía Local y Guardia Civil que bloqué los accesos a la plaza. Con ello, intentará garantizar que la maniobra sea afectiva después de los intentos fallidos».

Castellanos recuerda que “se trata de un monumento cristiano que nada tiene que ver con vestigios franquistas y que por tanto cumple con la Ley de Memoria Histórica”. Critica que, con esta acción, el Ayuntamiento de Callosa lo único que busca es “acabar con cualquier símbolo cristiano, tal y como hemos visto en otras localidades gobernadas por los mismos partidos”.

Mensajes de rechazo

“Señor alcalde: respete la Cruz y lo que representa en Callosa de Segura”. En estos términos se están dirigiendo, por correo electrónico, más de 500 personas a la hora al regidor socialista de la localidad alicantina, Francisco José Macià., según la plataforma MasLibres.org.

En tan sólo 48 horas, un total de 26.134 ciudadanos, han exigido al alcalde que rectifique su decisión «con el pretexto de aplicar la Ley de Memoria Histórica». La petición, promovida por este grupo para que se cierre la plaza el próximo lunes 29 y se retire la imagen al considerarla “una apología del franquismo, hace «evidente la oposición popular, ya que los vecinos de este municipio alicantino llevan más de cuatrocientos días haciendo guardia para custodiar la Cruz. De hecho, en tres ocasiones han logrado paralizar la decisión del ayuntamiento», según MasLibres.org.

Su portavoz, Inmaculada Fernández, asegura que “el monumento no muestra ya elementos políticos o de exaltación de régimen político alguno”, sino que es solamente “una Cruz”. E insiste: “Esta decisión del ayuntamiento pone de manifiesto que a estos políticos solo le importa la revancha. No dudan en golpear a los ciudadanos donde más les duele, sin importarles los sentimientos, las creencias, el arraigo de la fe”.

Por su parte, las más de 26.000 personas que se han dirigido a Francisco José Maciá le han trasladado el siguiente mensaje: “Permítame decirle que un alcalde no debería arrastrar a su pueblo a la ruptura de la convivencia, ni herir a los vecinos en sus creencias más íntimas creando un problema donde nunca lo hubo”.

Y añade que “para los callosinos, la Cruz de la plaza de la Iglesia es un referente de identidad, historia y tradición y para los que son creyentes, también de espiritualidad y reconciliación”. Por eso, interpretan que “solo hay obsesión laicista y un gesto de revanchismo en la decisión del alcalde y de sus socios que están dispuestos a llevarse la Cruz de un terreno que ni siquiera es propiedad del Ayuntamiento, sino de la Iglesia”, añade.