La Real Senyera, portada por la concejal de València en comú María Oliver
La Real Senyera, portada por la concejal de València en comú María Oliver - ROBER SOLSONA

9 d'OctubreLa tensión y los insultos enturbian la procesión cívica

La Policía blinda el recorrido de la Real Senyera, con numerosos gritos a las autoridades en algunos puntos y apoyo a los cuerpos de seguridad

VALENCIAActualizado:

Sin inclinarse ante nada, como es tradición, la Real Senyera ha vuelto a descender un año más del balcón del Ayuntamiento de Valencia para recorrer las calles del centro de la ciudad en la procesión cívica del 9 d'Octubre. Una celebración que en esta ocasión ha estado marcada por el desafío secesionista catalán en todos sus actos oficiales.

La tensión y la crispación han estado presentes a lo largo de todo el recorrido, enturbiando la cita. Muestra de ello ha sido el amplio dispositivo policial con el que se ha blindado el trayecto, especialmente en algunos puntos. Según informó este domingo la Delegación de Gobierno de la Comunidad Valenciana, se ha puesto en marcha un operativo en el que participan la Policía Nacional, la Guardia Civil, la Policía de la Generalitat y la Policía Local. Además, se ha reforzado con un centenar de agentes de la Policía Nacional de fuera de Valencia y con unidades de intervención policial (UIP).

Antes de la bajada de la Senyera -que este año ha sido portada por la portavoz de València en Comú, María Oliver- el alcalde de la ciudad, Joan Ribó, ha manifestado la «satisfacción de un pueblo unido para decir muy claramente quiere trabajar para no ser más que ninguno, pero que no esté detrás de todos».

La Policía controla a un grupo de personas al paso de las autoridades
La Policía controla a un grupo de personas al paso de las autoridades- ROBER SOLSONA

Una vez en el suelo, y después de que sonara el Himno Regional, ha iniciado su recorrido pasadas las 12.00 horas desde la plaza del Ayuntamiento, pasando por San Vicente, calle de la Paz, Parterre, Pintor Sorolla y Las Barcas.

En la plaza del Ayuntamiento es donde se ha vivido el momento de mayor tensión, puesto que allí se situaba un grupo de simpatizantes de España 2000 relizando saludos nazis al paso de representantes de Compromís, además de proferir graves insultos.

Después de este episodio, la marcha ha transcurrido con mayor normalidad, aunque a lo largo de ésta han continuado los silbidos y gritos de «fuera» contra los representantes públicos, tanto del Consell como del Ayuntamiento. Algo que se ha repetido con intensidad al paso de la multitudinaria presencia de militantes de Compromís y de los líderes de Podemos (ambos portando banderas del partido), a quienes en algunos tramos han cantado una de las estrofas de la canción «Y Viva España» de Manolo Escobar o el «A por ellos».

Precisamente la formación morada ha denunciado que no ha podido completar el trayecto porque un grupo de personas les han rodeado y cerrado el paso a la altura de Pintor Sorolla, teniendo que ser escoltados por la Policía. Tramo en el que ha habido de nuevo un repunte de los insultos y pitidos.

En cuanto a las muestras de apoyo, se han dirigido mayoritariamente a los miembros de la Policía y de la Guardia Civil que desfilaban en la procesión, a quienes han dedicado vítores y aplausos. Algo que también ha ocurrido al paso de instituciones como el Tribunal de las Aguas y, por supuesto, de la Senyera. Los partidos políticos más aplaudidos han sido el PP y Ciudadanos, especialmente este último. La reconocible presencia del diputado nacional Toni Cantó ha desencadenado saludos y frases de ánimo por lo sucedido en Cataluña.

La mascletà ponía punto y final al acto y la plaza del Ayuntamiento se ha vaciado de gente, cuya presencia ha sido más numerosa que otros años.

ROBER SOLSONA