9 d'Octubre La Real Senyera se luce en una procesión emotiva y tranquila

Los valencianos han acompañado a su bandera en un recorrido rápido y con mayor presencia de público que en años anteriores

Imagen de la procesión cívica con motivo del 9 d'Octubre en Valencia
Imagen de la procesión cívica con motivo del 9 d'Octubre en Valencia - EFE

La Real Senyera ha recorrido las calles de Valencia bajo los aplausos y vítores de emoción de los ciudadanos que hoy celebran el Día de la Comunidad Valenciana en la capital. Miles de valencianos han acudido hoy al paso de la bandera durante el transcurso de una de las procesiones cívicas más rápidas y tranquilas de los últimos años, que se ha desarrollado en un ambiente festivo y sin incidentes.

El encargado en esta ocasión de portar el estandarte ha sido el portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, seguido de las principales autoridades de la Comunitat, entre ellos el president de la Generalitat, Ximo Puig, la vicepresidenta, Mónica Oltra, y el president de Les Corts, Enric Morera.

Como es habitual, en los primeros metros del recorrido de la procesión se han registrado algunos gritos de "som valencians, mai catalans" y "(Joan) Ribó dimisión" por parte de colectivos de la derecha sociopolítica.

En el recorrido también se han hecho visibles un grupo de extrabajadores de RTVV, con pancartas en los que se podía leer "Seguimos invisibles, como nos dejó el PP".

No obstante, la procesión se ha desarrollado sin la tensión de otras ocasiones, en un recorrido íntegramente vallado hasta el Parterre, y con una mayor presencia de público.

Al igual que el año pasado, el primero en dos décadas en que la Senyera dejó de entrar en la Catedral, el trayecto que conmemora la entrada en la ciudad del rey Jaime I se ha realizado en apenas una hora y 20 minutos.

Como es preceptivo, dado el tratamiento con honores que tiene la Senyera, los responsables del archivo municipal donde se conserva la han bajado completamente vertical hasta la calle, donde el portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner la ha tomado a las doce en punto del mediodía.

La histórica enseña ha descendido mientras la banda municipal ha interpretado la Marxa de la Ciutat -una composición anónima del siglo XVI- en lugar del himno español, que ha sonado en último lugar, tras el regional.

La bandera ha llegado aproximadamente a las 13 horas al Parterre, donde el president de la Generalitat, Ximo Puig, junto con los portavoces de los partidos con representación en el Ayuntamiento de Valencia, han depositado un ramo de flores a los pies de la estatua ecuestre de Jaume I.

Los actos oficiales han concluido con el izado de la Senyera al balcón consistorial y su posterior traslado al archivo municipal, donde se exhibe habitualmente.

Según ha declarado Fernando Giner, se ha sentido "muy emocionado" al portar el estandarte tradicional valenciano.

"Me he detenido en la esquina entre la calle San Vicente y La Paz para observar la catedral (ya que él hubiese preferido que la Senyera entrase al templo), ya que el recorrido es el que es y hay que respetarlo. He podido comprobar en primera persona el cariño que tienen los valencianos a la Senyera", ha asegurado.

A su juicio, "los valencianos tenemos muchas más cosas que nos unen que nos separan, es importante que desde Valencia confraternicemos con Alicante y Castellón, que la Senyera sea la bandera de todos. Hemos de reivindicar financiación e infraestructuras desde la unidad, sin hacer brindis al sol, porque unidos podemos conseguir muchas cosas".

Por su parte, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha considerado que esta procesión "avanza hacia la normalidad" para convertirse en una fiesta de todos.

"En la celebración de nuestro nacimiento hemos de reivindicar que queremos ser un país, una comunidad de gente honrada y con voluntad de exigir lo que es nuestro en cuanto a financiación e inversiones".

Como portador del estandarte el año pasado, Ribó ha aconsejado a Giner que mantuviese siempre la Senyera lo más vertical posible, porque "cuando se inclina castiga la zona lumbar", si bien ha reconocido que esta procesión le trae "buenos recuerdos".

Por último, el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, ha destacado que toda la procesión se ha desarrollado sin incidentes ni riñas, en un ambiente de "normalidad y civismo".

"Pese a que hay, como todos los años, grupos de ideologías antagónicas, no se ha registrado ningún incidente, ni se ha detectado la presencia de banderas anticonstitucionales. Obviamente hay libertad de manifestación y, a excepción de algunas descalificaciones, todo ha transcurrido con normalidad", ha concluido.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios