José María Chiquillo - TRIBUNA LIBRE

9 d'Octubre 2017, ¿un 9 de octubre más?

«Nuestra Comunitat Valenciana ha mostrado en repetidas ocasiones que es un espacio abierto y plural»

Actualizado:

Alguien podría pensar que es así, pero yo me propongo convencer al amable lector que no. Que ni mucho menos, el 9 de octubre de 2017 pasará a la historia de los valencianos como uno más. Por el contrario, este es un momento histórico que viene condicionado por acontecimientos externos e internos que nos obligan a realizar una reflexión sobre lo que significa la defensa y preservación de nuestra identidad como pueblo y en qué medida ejerce una influencia positiva sobre nuestro futuro.

Nuestra Comunitat Valenciana ha mostrado en repetidas ocasiones que es un espacio abierto y plural. Donde sentirse tan valenciano como español define una cultura política en la que todo el mundo cabe. Hablamos valenciano y castellano con absoluta normalidad sin que sea necesaria imposición alguna. Nuestra lengua, sea cuál sea, es un instrumento para la unión, para la cultura, el entendimiento, la concordia. Nunca la hemos entendido como un arma de división. No hemos necesitado imposiciones legales que tratan de forma distinta a unos con relación a otros, por el mero hecho de utilizar normalmente una de las dos lenguas. Por eso, el valenciano y el castellano se dan la mano en nuestra tierra y lo seguirán haciendo en el futuro, y los responsables políticos deben trabajar para que ello sea así.

Nos hace falta financiación. Qué duda cabe que los informes de los expertos que insisten una y otra vez en que los recursos económicos que nos llegan del Estado no cubren nuestras necesidades. Sin financiación, no es posible construir infraestructuras necesarias para el desarrollo de nuestra Comunidad ni prestar servicios de calidad.

Sin embargo, pese a que esa falta de financiación es real y objetiva, la economía valenciana crece a buen ritmo, genera más empleo que la media de toda España, crece la exportación y nuestro potencial turístico genera empleo y riqueza. No tenemos los recursos que nos corresponden de la financiación estatal, pero con esfuerzo colectivo, trabajando y produciendo, hemos conseguido superar la crisis y sentar las bases de un mejor futuro.

Por último, estamos asistiendo preocupados a un espectáculo desagradable que se está produciendo en una comunidad vecina, donde se han saltado todas las normas de la legalidad constitucional por un gobierno cegado por intereses rupturistas y antisistema, imposibles de conciliar con los principios y valores de la Europa democrática. Una comunidad que avanza hacia un precipicio, y hoy por hoy, la presión de los que la gobiernan ha roto a la ciudadanía en dos bloques difíciles de reconciliar. Nos preocupa esta situación y desde luego, nos lleva a pensar, y a desear, que esa disputa abierta nunca pueda llegar a presentarse entre nosotros, aunque los tics de algún “responsable” autonómico nos hacen temer lo peor.

Las reglas de convivencia de los valencianos pasan por ese entendimiento que nos caracteriza, ese sentimiento valenciano que encaja en el proyecto común de España.

Esa deriva secesionista nos da la oportunidad de ofrecernos al mundo –una vez más- como una Comunidad abierta y dialogante, respetuosa con nuestra Constitución, comprometida con los valores y principios de la UE, donde la seguridad jurídica genere la confianza para consolidarnos como tierra de acogida de proyectos vitales y empresariales. Una Comunidad donde, sintiéndonos europeos, españoles y valencianos, no se obligue a nadie a tener que elegir una opción rechazando visceralmente las otras. Eso es el valencianismo, integrador y solidario.

Quiero desear a todos un feliz 9 de octubre, de fiesta y reivindicación, sin caer en provocaciones externas –jaleadas por algún agente local- de quienes no creen ni respetan nuestra identidad e integridad territorial, un día en el que una vez más nos sintamos orgullosos de lo que hemos construido y se reafirme nuestra apuesta para seguir avanzando. Sí, todos juntos. Pero sobre todo para que la Comunidad Valenciana siga siendo la Comunidad Valenciana.