El presidente y fundador de SCC en la rueda de prensa celebrada hoy
El presidente y fundador de SCC en la rueda de prensa celebrada hoy - ABC

Societat Civil Catalana pide un gobierno de «concentración» constitucionalista en Cataluña

«No estamos dispuestos a que se conculquen derechos y libertades», advierte el presidente de la entidad, José Rosiñol

BARCELONAActualizado:

El presidente de Societat Civil Catalana, José Rosiñol, ha pedido hoy a los partidos independentistas que permitan un gobierno «de concentración» constitucionalista en la Generalitat. Asimismo, ha invitado a los «Comunes» de Ada Colau y Xavier Domènech a unirse a este espacio.

«Vista la incapacidad de formar gobierno, pedimos a los partidos secesionistas que den un paso al lado, que permitan que haya un gobierno que gobierne para todo el mundo y que haya un candidato que no sea propuesto por ellos», ha explicado en rueda de prensa Rosiñol, que ha emplazado a los independentistas a abstenerse en una eventual sesión de investidura de un presidente constitucionalista.

«No estamos dispuestos a que se conculquen derechos y libertades»

Rosiñol también no se ha aventurado a especificar cuál debería ser la composición que debería tener ese eventual ejecutivo autonómico ni quién tendría que liderarlo, ya que a su parecer es algo que corresponde a los partidos, sin embargo, se ha mostrado favorable a un entendimiento entre Ciudadanos, el PSC, el PPC que incorpore también a los «Comunes».

Manifestaciones en el horizonte

Preguntado por si la entidad se plantea nuevas movilizaciones en caso de que se elija a un presidente independentista que actúe al margen de la ley, Rosiñol ha aclarado que si la Generalitat continúa con su «hoja de ruta rupturista» no les quedará mas remedio que hacer una movilización «de cualquier tipo». «No estamos dispuestos a que se conculquen derechos y libertades», ha advertido.

Para Rosiñol, el mero hecho de poner a Puigdemont como candidato a la Generalitat es una burla a la democracia porque es el presidente que más ha profundizado en «la división de la sociedad catalana». Finalmente, ha lamentado que mientras se discuten formas ilegales y extemporáneas de nombrar a un Govern, Cataluña se encuentra con una «grave crisis en ciernes».