Quim Torra y Carles Puigdemont, durante su intervención conjunta en Berlín - AFP | Vídeo: Quim Torra y Carles Puigdemont se reúnen en Berlín (ATLAS)

Quim Torra pide fecha para reunirse con Rajoy y reclama el «fin de la intervención financiera»

«Señor Rajoy, fije la fecha y el lugar», ha dicho Torra, acompañado de Puigdemont en sala de prensa

Corresponsal en BerlínActualizado:

Alalimón. Así es como Puigdemont y Torra han presentado este martes la nueva etapa de la presidencia del gobierno catalán. «Y ahora paso la palabra al presidente», se han dicho el uno al otro, escenificando ante la prensa internacional un confuso baile de vigencias y legitimidades que han justificado por la «situación de extrema excepción política». «Torra será quien tome las decisiones ejecutivas y yo seré el primero en respetarlas», ha asegurado el ex presidente huido. «Mi principal objetivo será la restitución de Puigdemont», ha añadido su alter ego político, llamando ambos al gobierno de España a «suspender cuanto antes el artículo 155» y reconociendo que les ha tomado por sorpresa la decisión de Moncloa de no devolver por completo el control financiero. Llegados a este punto, a diferencia de las anteriores aclaraciones, el discurso adolecía de estrategia.

«Resulta que estamos diferenciando por un lado la aplicación del artículo 155 y por otro la intervención de las finanzas, pues la verdad es que nos ha sorprendido enormemente. No entendemos que esto pueda ser así de ninguna forma. Evidentemente o vamos a aceptar estas condiciones, vamos a ver cómo lo gestionamos, cómo los denunciamos, cómo tiramos adelante. Paso a paso», ha declarado Torra.

Salvo este detalle que no estaba previsto, el resto de la hoja de ruta ha quedado claro. Tras esta primera visita oficial, hoy la toma de posesión y pocas horas después el nombramiento de los consejeros. «El principio de restitución será en todo prioritario de forma que se ofrecerá reincorporarse al gobierno a todos los consejeros que lo deseen, ya hemos comenzado a hablar con ellos aunque no daremos la lista hasta que llegue el momento», ha adelantado el recién investido presidente. «También deseo visitar a todos mis compañeros, algunos de ellos amigos personales, que están en la cárcel y a partir de ahí tenemos por delante una legislatura en la que este va a ser uno de los puntos más importantes».

Las diferencias entre uno y otro eran solamente de matiz. Allí donde Puigdemont exigía a Europa «que reconozca de una vez que esto no es un asunto doméstico, sino un problema político que afecta a toda la UE y que por tanto la UE debe implicarse en su solución propiciando una negociación», Torra se ha centrado en una negociación directa e inmediata con Rajoy, al que por lo visto va a escribir una carta. «Que fije fecha y lugar» para una primera reunión, ha dicho el nuevo presidente catalán, «el primer objetivo de este nuevo gobierno será ofrecer diálogo al gobierno español. Presidente Rajoy, fije la fecha y el lugar. Lo primero que haré cuando asuma el cargo pidiendo eso», advirtiendo que en esa supuesta negociación exigirá que se respeten «todos los resultados electorales de Cataluña».

Horas antes de esta rueda de prensa, que ha tenido lugar en el Hotel Sana de Berlín, en el distrito de Charlotenburg, Puigdemont ha acudido a una citación de la fiscalía alemana, para responder a un interrogatorio en el marco del proceso de extradición y en relación con la nueva documentación enviada por el Tribunal Supremo de España para ampliar el pliego de acusación de la orden de detención europea. «Ha sido un interrogatorio habitual en que se ha dado la oportunidad al señor Puigdemont de presentar su versión sobre algunos hechos», ha explicado la fiscal Wiebbke Höffelner, «no se ha tratado de ningún encuentro especial ni de nada que apunte a una decisión sino que es parte del proceso en curso».

Recordemos que Puigdemont está en Berlín en libertad bajo fianza y pendiente de la solicitud de extradición presentada por la justicia española. La escenificación de la continuidad de su legitimidad como presidente electo juega un papel sin duda en el proceso de decisiones de la Audiencia territorial de Schleswig-Holstein, que tiene el caso a su cargo, y seguramente esa era la causa última de algunas de las frases pronunciadas por Torra en Berlín. «No vamos a cejar en nuestros esfuerzos por investir a Carles Puigdemont como presidente legítimo del Gobierno catalán», ha insistido, aclarando que mantiene el plan de continuar con el proceso independentista. Y para lograrlo, ha señalado tres vías de actuación en las que basa su fuerza: Europa, las instituciones catalanas, muy especialmente los ayuntamientos, y la ciudadanía en la calle.