El tatuaje de Coreh López con el rostro de Puigdemont
El tatuaje de Coreh López con el rostro de Puigdemont - INSTAGRAM COREH LÓPEZ

«Me quiero tatuar a Carles Puigdemont en el trasero»

El tatuador «realista» Coreh Lopez estampa la cara del expresidente cesado en el trasero de un joven catalán

BARCELONAActualizado:

Coreh López es considerado por los aficionados a la tinta corporal como uno de los tatuadores más hábiles de Cataluña. Su capacidad para plasmar en la piel humana retratos extremadamente fidedignos tiene la admiración del sector, sin embargo, eso le obliga a enfrentarse a retos nuevos cada día. ¿El último? Estampar la cara del expresidente cesado Carles Puigdemont en el trasero de un joven catalán de 19 años.

«Yo no soy independista, para nada. Soy apolítico. Se trata de una broma entre colegas. Lo hago porque me llama la atención su figura», afirma el lienzo humano que a partir de ahora convivirá con el busto del «president».

El joven -que ofreció una entrevista «anónima» a El Periódico- relata que Puigdemont tiene el respeto y la admiración de todo su entorno. «Es lo que en mi barrio llamamos un 'Jujas', un tío que te hace la vaina, y eso me hace gracia. Yo creo que le ha tomado el pelo a todo el mundo, desmarcándose del plan. Y eso para mí le convierte en un héroe. O al menos en un referente», abunda.

Por su parte, López reconoce que recibió el encargo con sorpresa. «Cuando me comentan la posibilidad de hacer este tatuaje de Puigdemont en el culo lo primero que pensé fue que era una locura, que no se iba a hacer. Pero la sorpresa ha sido que al final sí que se lo ha hecho», explica al rotativo catalán.

Asimismo, el tatuador es capaz de dar una explicación a la decisión de pedir un tatuaje tan peculiar en un lugar tan íntimo. «Creo que en todo lo relacionado con el 'procés' han aflorado muchísimos sentimientos. Y este tatuaje no deja de ser el resultado de otro sentimiento, surge de la necesidad de introducir un poco de humor», asegura.

Por su parte, el joven tatuado niega que su petición sea una falta de respeto al expresidente que «proclamó» la independencia de Cataluña en octubre. «Estoy convencido de que si Puigdemont acaba enterándose de que me he tatuado su cara se lo tomará bien. Yo le animo a que tenga fuerzas, que haga lo que tenga que hacer y que vaya siempe 'p'alante' con todo», remacha.