Dos encapuchados queman las banderas de España, Francia y la UE en la marcha de Arrán por la Diada - ATLAS

La CUP quema banderas de España y Francia y homenajea a etarras

La marcha alternativa de los radicales agrupa a 4.000 personas, que acaban coreando vivas a Terra Lliure

Actualizado:

Los radicales no fallan. Ayer volvieron a quemar las banderas de España, de Francia y de la Unión Europea. También rompieron una fotografía de Felipe VI. Y corearon vivas a favor de Terra Lliure, la banda terrorista disuelta en 1992, mientras mostraba la imagen de varios etarras, que consideran «presos políticos». Es la Diada de la izquierda independentista, que engloba a la CUP y a sus cachorros de Arran.

La CUP y Arran celebraron la Diada como hacen desde mucho antes que CiU y ERC capitalizaran las movilizaciones en 2012, antes de que apareciera en escena la Assemblea Nacional Catalana (ANC).

A media tarde de ayer, tras la manifestación organizada por la ANC y que contó con el apoyo de la Generalitat, los socios de Carles Puigdemont en el Parlamento de Cataluña, iniciaban su propia movilización, que finalizó por la noche en el Borne, a las puertas del mausoleo museístico nacionalista de 1714. Durante la marcha, sin que los medios de comunicación pudieran grabarlo (aunque sí lo divulgó posteriormente Arran en sus redes sociales de internet), tres encapuchados quemaron las banderas de España, de Francia y de la Unión Europea. Vítores. Una tradición que queda impune.

Durante la marcha, sin que los medios de comunicación pudieran grabarlo (aunque sí lo divulgó posteriormente Arran en sus redes sociales de internet), tres encapuchados quemaron las banderas de España, de Francia y de la Unión Europea. Vítores. Una tradición que queda impune.

«Colau, ponga los colegios»

Ya en el Borne, Anna Gabriel, portavoz parlamentaria de la CUP, no dudó en exigir a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que permita el referéndum de secesión el próximo 1 de octubre, pese a que el Tribunal Constitucional lo ha suspendido: «Señora Colau, ¡ponga los colegios! Y si no quiere votar, no vaya». Un imperativo que obtuvo como respuesta una gran ovación por parte de los miles de asistentes al acto, 4.000 personas, según la Guardia Urbana, o 12.000, según los organizadores.

Pero Gabriel también señaló al gobierno catalán, al que advirtió de que, en estos momentos del pulso contra la democracia y el cumplimiento de la ley, no cabe la posibilidad de llegar a un acuerdo con el Gobierno de Mariano Rajoy; y alentó a los asistentes a que sigan presionando en la calle, durante la próxima semana, para conseguir la independencia el 1-O.

La líder de la CUP, que estuvo acompañada por Mar Ampurdanés, portavoz de Arran («de la ley a la ley no podemos ejercer la democracia plena»), insistió en que el 1-O es un proceso de «desobediencia» y que solo gracias a saltarse la ley –como está haciendo la Generalitat– se podrá conseguir la secesión, primero de Cataluña y luego de todos los «Países Catalanes».

«Hemos de desbordar al Estado. Hemos de aguantar, aunque sea un solo segundo más que ellos. Hemos de quedarnos la victoria. (…) Desobedecer a los gobiernos y los tribunales es el único camino», añadió.

Y en este proceso no cabe tampoco una alianza con Pablo Iglesias, líder de Podemos. Gabriel se refirió a él (en español) indicándole que «esto no va de echar al PP del Gobierno para poneros vosotros, esto va de democracia y de pulso popular».

Poco después, turno para la interpretación de «Els Segadors» y una versión de La Internacional. Mientras sonaron los himnos, dos miembros de la izquierda independentista hicieron acto de presencia en el escenario sosteniendo un cartel cada uno con la imagen de dos terroristas de ETA condenados y cumpliendo su correspondiente sentencia en la cárcel.

«Viva Terra Lliure»

Tras haber caldeado el ambiente, la consigna cayó por su propio peso. Desde el escenario se dio un viva «a la terra lliure» que obtuvo como respuesta, desde el foso de los manifestantes, varios «viva, viva, viva... viva Terra Lliure», haciendo mención, así, a la banda terrorista. No es casualidad que entre los organizadores de la manifestación estuviera Frederic Bentanachs, quien militó en Terra Lliure.

El acto finalizó con la intervención de varios simpatizantes y militantes de la CUP y Arran. Entre ellos, la alcaldesa de Berga, Montse Venturós, que rompió una copia de una interlocutoria del TC, y Aitor Blanc, concejal en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona), que rompió una fotografía del Rey.

Entre los manifestantes se pudo ver a los diputados de la CUP Benet Salellas y Eulàlia Reguant, así como a la portavoz de la formación radical en el Ayuntamiento de Barcelona, Maria José Lecha.