DEBATE DE POLÍTICA GENERAL

Puigdemont insiste en que pondrá las urnas pero no detalla el formato de su referéndum

El presidente catalán denuncia el ahogo del Estado y anuncia 7.000 nuevas plazas de empleo público

Puigdemont, este miércoles en el Parlament
Puigdemont, este miércoles en el Parlament - EFE

Empeñado en demostrar que una hipotética república catalana sería viable separada de España, el presidente de la Generalitat ha dibujado hoy una comunidad idílica, prácticamente de perfil danés, lo que ha llevado a algunos esta mañana en el Parlament a preguntarse para qué necesita Cataluña la independencia cuando los catalanes, según el president, ya viven de hecho en Itaca.

Así puede resumirse la intervención de Puigdemont en el arranque del debate de Política General, donde la mayor incógnita estaba en conocer si el presidente, como le exigen sus socios de la CUP, concretaba, y se comprometía, en alguno de los detalles de la llamada «hoja de ruta» de desconexión.

El «president», en este sentido, prácticamente ha pasado por encima del «procés», sin entrar en detalles sobre su anunciado referéndum, ni en cuanto a fechas ni en cuanto a formato, sí en cambio lanzando una nueva apelación genérica a su compromiso con «poner las urnas». El presidente, sin mayores concreciones, ha vuelto a vincular el proceso de independencia con la conservación del «bienestar colectivo y nuestra singularidad cultural».

Solo dos asuntos ensombrecen el soleado panorama catalán, el «ahogo crónico» y las «deslealtades» a las que, según Puigdemont, el Estado somete a Cataluña, así como la falta de unos Presupuestos, un mensaje este último lanzado a sus muy poco fiables socios de la CUP. A los antisistema, en el arranque del debate, Puigdemont les ha pedido “que no se avergüencen de las coincidencias, aunque sea con grupos políticos que pensamos muy diferente en algunas cosas no menores, y que estas coincidencias nos lleven al menos a dar oportunidad al acuerdo”.

Sin grandes titulares ni la épica soberanista que impregnó el debate sobre la cuestión de confianza de la semana pasada, Puigdemont ha hecho un inventario de su acción de gobierno, trazando a la vez algunas de las próximas actuaciones de su ejecutivo, como una próxima convocatoria de 7.000 plazas de empleo público, entre estas 2.500 médicos y enfermeras, 2.000 maestros, 500 mossos, 150 bomberos y 300 para su proyecto de agencia tributaria.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios