El expresidente cesado y la portavoz de Junts per Catalunya, Elsa Artadi, en Berlín
El expresidente cesado y la portavoz de Junts per Catalunya, Elsa Artadi, en Berlín - REUTERS

El nuevo calendario del independentismo: Paso atrás de Puigdemont e investidura antes del día 14 de mayo

Los partidos independentistas pisan el acelerador para tratar de formar un Ejecutivo a dos semanas de la fecha límite para una nueva convocatoria electoral

Junts per Catalunya reconoce abiertamente que si no es Puigdemont, el presidente será «otro candidato»

BARCELONAActualizado:

Junts per Catalunya y ERC apuran los últimos días para evitar unas nuevas elecciones que podrían ser catastróficas para el independentismo. Así las cosas, la bancada secesionista sigue trabajando para investir a Puigdemont, pero sin descartar acabar haciendo «president» a otro candidato, como muy tarde, el lunes 14 de mayo.

Según informa Ep, neoconvergentes y republicanos se reunieron ayer a última hora de la tarde para abordar cómo desencallar la investidura sin agotar el plazo máximo para hacerlo, que finaliza la medianoche del martes 22 al miércoles 23 de mayo. Fuentes conocedores del encuentro han explicado que la reunión se produjo después de que el lunes por la mañana ERC señalara la necesidad de abordar de forma conjunta con JpC una estrategia para concretar como materializar el desbloqueo de la legislatura.

Los republicanos siguen reclamando a los de Puigdemont una investidura «efectiva», es decir, la de un candidato que no pueda ser impugnado por el Estado y pueda formar Govern de inmediato para dejar atrás la aplicación del artículo 155. Por su parte, la portavoz de JpC, Elsa Artadi, ha explicado hoy que habrá investidura como muy tarde el próximo lunes 14. «Si puede ser de Puigdemont, pero si no, de otro candidato», ha aseverado.

La portavoz ha admitido que, si se cierra «la ventana» para investir a Puigdemont por la suspensión de la ley de presidencia -que plantea investidura a distancia- activarán la investidura de otro candidato, cuyo nombre, aún no está decidido, pero que sería elegido como muy tarde el día 14.

En este sentido, la portavoz ha confirmado que en cuestión de días se activará el «plan D» y que «como muy tarde» el 14 de mayo se investiría a otro candidato, siempre en el caso de que quede suspendida la ley de presidencia de la Generalitat -que el Gobierno impugnará al Tribunal Constitucional-. Sería en esa fecha cuando JpC prevé que se podría celebrar el pleno de investidura, aunque ha puntualizado que la convocatoria del mismo compete al presidente del Parlament, Roger Torrent.

En manos de la CUP

La aritmética parlamentaria es otro de los escollos que deberán sortear los independentistas para investir a un nuevo «President». No en vano, JpC y ERC tienen los votos justos para investir a un nuevo jefe del Ejecutivo catalán: 66 escaños para superar los 65 en contra que suman Ciudadanos, PSC, PP y los comunes. Sin embargo, para ello deberían lograr cuatro abstenciones de la CUP, un paso que no se puede dar por hecho.

Sin embargo, de los 66 votos que suman las formaciones de Junqueras y Puigdemont, dos están en riesgo ya que son los votos delegados del exconsejero Antoni Comín y del propio expresidente han sido impugnados por Cs ante el Tribunal Constitucional. Si el Alto Tribunal decidiera suspender estos dos votos, ya no sería posible investir a un presidente ni en primera ni en segunda vuelta a no ser que Puigdemont y Comín renunciaran al escaño, algo que los dos han dejado claro que no piensan hacer.