El campamento de los independentistas en el centro de Barcelona
El campamento de los independentistas en el centro de Barcelona - TWITTER PARTIDO NACIONALISTA ANDALUZ

Los Mossos desalojan el campamento independentista de Plaza Cataluña

Las autoridades desmantelan la acampada organizada en el centro de Barcelona para pedir la investidura de Puigdemont

Los manifestantes llevaban casi una semana con sus tiendas instaladas en uno de los puntos más concurridos de la capital

BARCELONAActualizado:

Después de casi una semana, el campamento organizado por un grupo de manifestantes independentistas en la plaza de Cataluña ha sido desmantelado. Esta mañana, una dotación de los Mossos d'Esquadra se ha desplazado hasta el lugar en el que se habían instalado media docena de tiendas de campaña para desalojar a los manifestantes, que no han ofrecido resistencia.

La movilización, que llevaba por nombre «Despertemos la República», había conseguido reunir a un pequeño grupo de «acampados» que pretendían acuartelarse en el centro de la capital catalana para reclamar la investidura del expresidente cesado Carles Puigdemont.

La instalación del campamento no contaba con el apoyo explícito de la Assemblea Nacional Catalana ni de Òmnium Cultural -las principales entidades secesionistas- pero había recabado simpatías entre los Comités de Defensa de la República (CDR), los órganos que lideran las protestas del secesionismo catalán desde hace semanas. Los organizadores de la iniciativa pretendían realizar una gran «asamblea popular catalana» este domingo, cita que tras el desalojo del campamento, queda en el aire.

Tras saber que iban a ser expulsados de la plaza, los concentrados han pedido refuerzos a través de sus cuentas en las redes sociales, pero finalmente los Mossos han podido proceder al desalojo sin grandes problemas.

En 2011, la plaza Cataluña ya acogió un monumental campamento de «indignados» articulados alrededor del movimiento 15-M. Esa ocupación del centro de Barcelona acabó al cabo de poco con una contundente actuación de los Mossos d'Esquadra, que desmontaron el campamento y expulsaron al centenar de personas que lo habitaron durante semanas.