Enric Millo, delegado del Gobierno en Cataluña
Enric Millo, delegado del Gobierno en Cataluña - PAU BARRENA

Millo a Puigdemont: «Los votos de la ciudadanía no anulan las causas judiciales»

El delegado del Gobierno en Cataluña sostiene que la investidura del candidato de JpC «no es viable en las actuales circunstancias», ya que se halla en el extranjero y, además, tiene que rendir cuentas ante la justicia

BARCELONAActualizado:

El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, ha recordado este jueves al candidato de JpC a la Generalitat, Carles Puigdemont, que «los votos de la ciudadanía a una formación política no anulan las causas judiciales que pueda tener una persona».

En una entrevista de TV3 recogida por Europa Press, Millo ha criticado que Puigdemont plantee que «los votos lo han exculpado de las acusaciones que le formula la Fiscalía» en la causa que investiga al Govern cesado y que tiene en prisión preventiva al exvicepresidente Oriol Junqueras y al exconseller Joaquim Forn.

«Quieren mezclarlo todo para mantener el conflicto abierto», ha lamentado Millo, que ha detallado que la intervención de la autonomía catalana en virtud del artículo 155 de la Constitución estará en vigor hasta que se constituya el nuevo Govern y el Rey firme el nombramiento de su presidente.

«En ese momento se habrán restaurado todas las instituciones, que era el objetivo del 155», ha defendido, por lo que ve poco viable que Puigdemont pueda repetir en la Generalitat.

También ha querido recordar que Puigdemont tomó una serie de decisiones que ahora investiga el Tribunal Supremo y le ha reprochado que en lugar de «estar aquí dando cuentas ante la justicia y defendiéndose de las acusaciones» se encuentre en Bélgica, lo que cree que dificulta configurar un Govern cuanto antes mejor.

Asimismo, ha negado que los cuerpos policiales tengan órdenes de impedir su regreso a España, sino «de ponerlo a disposición de la justicia», y ha admitido que se ha reforzado la vigilancia, aunque ha dicho desconocer si han llegado refuerzos de fuera de Cataluña.

Preguntado por el cierre el miércoles de la Delegación de la Generalitat en Bruselas para impedir que el presidente del Parlament, Roger Torrent, se reuniera ahí con Puigdemont, ha indicado que fue orden del ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, «que es el máximo responsable político de esta oficina».

Ha asegurado que la reunión no contaba con autorización y que por ello se cerró la oficina, y que no hay motivos para mantenerla cerrada indefinidamente: «El tema de ayer fue coyuntural dado que el destino que se quería dar a esas oficinas no es el que le corresponde».