Una de las pancartas que se ven en la manisfestación, señalando que Cataluña es una colonia de España
Una de las pancartas que se ven en la manisfestación, señalando que Cataluña es una colonia de España - INÉS BAUCELLS

Miles de personas se manifiestan en Barcelona exigiendo la libertad de los acusados por rebelión

Los manifestantes, convocados por Òmnium, la ANC, CC.OO. y UGT, consideran que el Estado «reprime» Cataluña

Contradictoriamente, los secretarios generales en Cataluña de CC.OO. y UGT piden terminar con «la política de bloques»

El ambiente festivo quedó ensombrecido por algunas proclamas agresivas e insultantes contra políticos y jueces

La marcha contó con la presencia del presidente del Parlament, Roger Torrent y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau

La Guardia Urbana cifra la asistencia en 315.000 personas, una de las más bajas en las últimas movilizaciones secesionistas

BARCELONAActualizado:

Miles de personas con banderas «esteladas» convocadas por las principales entidades independentistas, Òmnium Cultural y la Assemblea Nacional Catalana (ANC), y los sindicatos CC.OO. y UGT, principalmente, han desfilado por Barcelona, este domingo, para exigir la libertad de los presos secesionistas acusados de rebelión, malversación y desobediencia.

Durante alrededor de una hora, unas 315.000 personas, según cálculos de la Guardia Urbana (750.000 según los organizadores), se han manifestado entre la plaza de España y la avenida del Paralelo para presionar al Poder Judicial, y con el apoyo de los tres partidos independentistas con representación en el Parlamento catalán: Junts per Catalunya (JpC), ERC y la CUP.

La manifestación se ha llevado a cabo este domingo porque mañana se cumple medio año del encarcelamiento de Jordi Sànchez, expresidente de la ANC y diputado autonómico de JpC, y del presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, ambos en prisión preventiva acusados del delito de rebelión por el magistrado instructor del Tribunal Supremo que investiga el «procés» independetista ilegal, Pablo Llarena.

Aspecto de la avenida del Paralelo, minutos antes de iniciarse la mancha
Aspecto de la avenida del Paralelo, minutos antes de iniciarse la mancha-AFP

Desde minutos antes del inicio de la manifestación los cánticos más coreados han sido los que hacían referencia al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont («Puigdemont, presidente») y a la situación judicial de los acusados por rebelión, malversación y desobediencia («libertad, presos políticos»). Los cánticos han compartido mensaje con carteles que llevaban los manifestantes, los más numerosos: «Yo también soy CDR» (haciendo referencia a los Comités de Defensa de la República) y «Basta de rehenes».

«Ataque directo a la democracia»

La cabecera de la marcha ha avanzado muy lentamente y solo ha podido recorrer unos metros, debido a la gran cantidad de gente, hasta llegar al lugar desde donde se han llevado a cabo actuaciones musicales (Roger Mas, La Folie y Elèctrica Dharma), se ha leído el manifiesto del día y familiares de los «Jordis» han leído cartas de ambos. La cabecera llevaba por lema: «Por los derechos y las libertades, por la democracia y la cohesión, ¡os queremos en casa!».

El manifiesto, leído entre otros por la regatista olímpica Natàlia Via-Dufresne, ha hecho referencias a la defensa de la independencia, a través de la autodeterminación de Cataluña; ha servido para criticar la aplicación del artículo 155 de la Constitución («es un ataque directo a la democracia»); y para defender que «los conflictos políticos se han de resolver políticamente».

Los organizadores del evento, también según el manifiesto, han pedido «el retorno a la normalidad democrática» con la elección de un nuevo presidente de la Generalitat, han rechazado «la judicialización de la política» y han defendido a los CDR -sin citarlos- porque, desde su punto de vista, estos grupos protestan «bajo los principios de la movilización no violenta».

Asistentes a la manifestación de hoy, en Barcelona
Asistentes a la manifestación de hoy, en Barcelona-INÉS BAUCELLS

El acto (presentado por los actores habituales en TV3 Rosa Andreu y Pep Planas) también ha servido para que Txell Bonet (mujer de Jordi Cuixart) y Oriol Sànchez (hijo de Jordi Sànchez) hayan leído unas palabras de sus familiares a través de unas cartas enviadas desde la cárcel. Estas palabras han insuflado ánimo a los presentes en la manifestación.

Insultos a políticos y jueces

Al final del acto, desde el escenario, la actuación de la compañía Elèctrica Dharma ha ensombrecido el acto reivindicativo y festivo. Antes de su primera actuación, los músicos han llamado «cerdos» e «hijos de puta acabados» a los que «mandan mucho» y no quieren que en Cataluña se viva «en paz», haciendo mención, sin citarlos, a los políticos constitucionalistas y los jueces que aplican las leyes.

Además de por los «Jordis», coincidiendo con los seis meses de su orden de encarcelamiento, el acto también ha exigido la libertad de los otros implicados en el proceso secesionista ilegal, y que el movimiento independentista considera «presos políticos»: Oriol Junqueras, Joaquim Forn, Jordi Turull, Raül Romeva, Carme Forcadell, Dolors Bassa y Josep Rull. O bien considera «exiliados» a los fugados de la Justicia, como es el caso de Carles Puigdemont, Toni Comín, Clara Ponsatí, Meritxell Serret, Lluís Puig, Anna Gabriel y Marta Rovira.

Una de las pancartas de la manifestación, indicando que los fugados de la Justicia son exiliados
Una de las pancartas de la manifestación, indicando que los fugados de la Justicia son exiliados-INÉS BAUCELLS

En este sentido, los convocantes de la manifestación (entidades secesionistas y CC.OO. y UGT) consideran que en Cataluña se aplica una «represión» por parte del Estado español, en todos sus representantes, ya sea del Poder Judicial como del Poder Ejecutivo, contra el movimiento nacionalista, que, sin embargo, controla las instituciones autonómicas (más allá de la aplicación del artículo 155 de la Constitución).

Contradicciones de los sindicatos

Entre los líderes de los partidos políticos que han dado su apoyo al acto de hoy se ha visto al presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, y a Pere Aragonès, Joan Tardà y Alba Vergés, de ERC; al expresidente de la Generalitat Artur Mas, Marta Pascal y Neus Munté, del PDECat; Vidal Aragonès y Carles Riera, de la CUP; y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y Xavier Domènech, de los comunes. Estos han compartido marcha con los líderes de las organizaciones convocantes, como los secretarios generales en Cataluña de CC.OO. y UGT, Javier Pacheco y Camil Ros, respectivamente.

Paradójicamente, esta mañana, antes de iniciarse la manifestación, dirigida a la población independentista, en una entrevista para Catalunya Ràdio, tanto Pacheco como Ros pidieron terminar «con la política de bloques» -entre el secesionismo y el constitucionalismo- e insistieron en construir puentes de confluencia y convivencia con el objetivo de restituir el bloqueo institucional en Cataluña.

Además de la ANC, Òmnium, CC.OO., y UGT, también habían convocado la marcha el Sindicato de Periodistas de Cataluña (SPC); la Associació d'Actors i Directors Professionals de Catalunya (Aadpc); el Consejo Nacional de la Juventud de Cataluña (CNJC); Asociaciones Vecinales de Cataluña (Confavc); la Federació d'Associacions de Pares i Mares de Catalunya (Fapac); Lafede.cat,; la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña (UFEC) y la Unió de Pagesos. En total, según los organizadores, 987 autocares desde distintos puntos de Cataluña se han trasladado a Barcelona para la marcha.