Cataluña - Política

Linyola, Celrà, Berga y otras localidades catalanas que tampoco celebran el 12 de octubre

Desde 2012, varios consistorios han convertido el 12-O en un día laborable para aquellos trabajadores municipales que quieran acudir a trabajar

Fachada del Ayuntamiento de Berga
Fachada del Ayuntamiento de Berga - ABC

Dada su población, la tercera mayor de Cataluña, el caso de Badalona se puede convertir en el más vistoso del 12-O en Cataluña, pero no el único. Mañana también prevén simular un día laboral los ayuntamientos de Linyola, La Fuliola, Almenar, Ciutadilla, (Lérida), Celrà -que ya lleva cinco años trabajando el 12-O- o Berga.

En Barcelona, la CUP intentó recientemente sin éxito que mañana fuese un día laboral. Además, en 2012, el actual presidente de la Generalitat Carles Puigdemont, entonces alcalde de Gerona, permitió a los empleados municipales trabajar el 12-O a cambio de otro día festivo. El Ayuntamiento no abrió sus puertas, pero los trabajadores que así lo decidieron pudieron acudir a las dependencias del consistorio como si de un día normal se tratase. La misma estrategia se siguió también en Sabadell, gobernada por ERC, donde los trabajadores pudieron acudir a trabajar a puerta cerrada.

En realidad la iniciativa no es nueva y se remonta a 2012, coincidendo con el sprint soberanista. Ese mismo año una docena de ayuntamientos catalanes ya impulsaron, bajo el lema «Res a celebrar» (Nada que celebrar), un día festivo con visos de laborable.

Esto es: abrir colegios, algunos comercios y equipamientos municipales. En Badalona, ciudad que ahora ha despertado la polémica, el IES La Llauna abrió sus puertas por iniciativa de los propios alumnos y acudieron 380 de los 540 alumnos.

Los ayuntamientos de otras poblaciones como Brull, Calldetenes, Celrà i Viladamat, Arenys de Munt y Ripoll también abrieron sus puertas como si de un día laborable se tratase a cambio de dar fiesta a sus trabajadores el día de Sant Jordi.

De hecho, una de las razones que ha esgrimido la alcaldesa de Badalona, Dolors Sabater, para mostrar su rechazo al intento de la Delegación del Gobierno para judicializar la medida es que existen tros ayuntamientos que trabajan el 12 de octubre «y nunca ha habido una reacción histérica de la caverna mediática como ahora».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios