Cataluña - Política

Junts Pel Sí y la CUP pactan propuesta fiscales para intentar desbloquear los Presupuestos

Pese a los avances, sigue sin haber un compromiso formal por parte de la CUP de apoyar las cuentas

La reforma del IRPF y del Impuesto de Sucesiones y Donaciones no estaría sobre la mesam

Sesión de control al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont
Sesión de control al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont - EFE

El Gobierno catalán y la CUP han consensuado un documento con propuestas fiscales, lo que supone un primer paso de cara a intentar que se desbloquee la negociación sobre el conjunto de los presupuestos de 2017 y lograr que se tramiten las cuentas en el Parlament.

Según fuentes conocedoras de la marcha de los contactos, el departamento de Economía de la Generalitat y la CUP han pactado un documento de propuestas que serán incluidas en el proyecto de ley de acompañamiento de los presupuestos, aunque ninguna de las partes ha querido de momento explicar públicamente su contenido.

Una vez consensuada esta aproximación de posiciones, la CUP someterá el documento a la consideración de su consejo político para obtener su aval y poder seguir negociando.

En cualquier caso, las fuentes del Govern consultadas por Efe aclaran que las propuestas que irán en el proyecto de ley de acompañamiento de los presupuestos pueden sufrir más adelante modificaciones e insisten en que no hay un compromiso formal por parte de la CUP de apoyar las cuentas, sino una disposición a que los presupuestos puedan debatirse en la cámara catalana.

Aunque no han trascendido los detalles del pacto, fuentes parlamentarias han apuntado a Efe que, en principio, la reforma del IRPF y del Impuesto de Sucesiones y Donaciones -la CUP reclamaba su revisión al alza- no estarían sobre la mesa.

Una de las opciones que sí se contemplan es aumentar la presión fiscal a las grandes fortunas, ya sea con un impuesto específico, como ha hecho Gipuzkoa aunque Cataluña no tiene actualmente competencias para ello, o mediante el Impuesto de Patrimonio, que aún continúa prorrogado.

En este sentido, las comunidades tienen la competencia de rebajar el mínimo exento general, algo que hizo la Generalitat hace algunos años, al recortarlo de los 700.000 a los 500.000 euros, de forma que afectó a más número de contribuyentes con rentas altas.

Recuperar la tasa a las bebidas azucaradas o intentar rescatar el impuesto a los depósitos bancarios son otras opciones en el ámbito fiscal.

Lo que sí está claro es que la Generalitat incluirá en la ley de acompañamiento de los presupuestos para 2017 la nueva versión de dos impuestos cuestionados por el Tribunal Constitucional: el impuesto a las nucleares, que el Govern espera que aporte 60 millones, y el de grandes establecimientos comerciales, con el que se deberían recaudar unos 15 millones.

La nueva versión de este último impuesto incluirá a los centros comerciales, los concesionarios y las tiendas de muebles, así como a los supermercados y establecimientos de más de 1.300 metros cuadrados ubicados fuera de la trama urbana, que actualmente están exentos del gravamen.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios