El expresidente de la Generalitat Jordi Sànchez en el Parlament
El expresidente de la Generalitat Jordi Sànchez en el Parlament - INÉS BAUCELLS

Junts per Catalunya quiere dejar el «automatismo» de buscar nuevos candidatos a la Presidencia

El vicepresidente del Parlament Josep Costa plantea la candidatura del expresidente de la ANC Jordi Sànchez como un últimatum tras los sucesivos vetos a los nombres que propone la formación de Carles Puigdemont

BARCELONAActualizado:

«Si el juez Llarena no permite la investidura de Jordi Sànchez, habrá que hacer una reflexión muy grande, más allá del automatismo para buscar a un nuevo candidato», ha declarado esta mañana el vicepresidente del Parlamento de Cataluña y diputado de Junts per Catalunya (JpC), Josep Costa.

Con estas palabras, los neoconvergentes empiezan a esbozar una nueva estrategia que deje atrás la sucesión de candidatos fallidos de los últimos meses. Sin embargo, el diputado de JpC y hombre fuerte de los de Puigdemont en la Mesa -el órgano que dirige la Cámara catalana- no ha aclarado si la intención de su formación es volver a la «fase Puigdemont».

Tras elecciones del 21 de diciembre, Junts per Catalunya ha protagonizado un total de tres debates de investidura. El primero, celebrado el 30 de enero tenía a Carles Puigdemont como candidato. Finalmente, el expresidente fugado en Bélgica no se presentó y la investidura fue suspendida y anulada. Posteriormente, JpC propuso al exlíder de la ANC Jordi Sànchez como candidato. Su pleno quedó aplazado por orden del presidente del Parlament, Roger Torrent.

Más adelante, los independentistas pensaron en el exconsejero de la Presidencia y portavoz del Govern Jordi Turull. Este nombre no gustó a la CUP y su candidatura no prosperó tampoco. El día después de someterse al debate de investidura entró en la prisión de Estremera por su vinculación con el movimiento independentista.

Jordi Sànchez, el enésimo intento

Este viernes, está previsto que se celebre un nuevo debate de investidura, en este caso protagonizado de nuevo por el diputado de Junts per Catalunya Jordi Sànchez, preso en Soto del Real. Sin embargo, es probable que el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena -que instruye su caso- no permita su salida de prisión, lo cual supondría un nuevo fiasco del independentismo, que, según amenaza el propio Costa, les acabará obligando a plantearse «si votar ha servido para alguna cosa».