Los partidos y entidades independentistas llenaron anoche el Tarraco Arena
Los partidos y entidades independentistas llenaron anoche el Tarraco Arena - INÉS BAUCELLS

La Fiscalía de Tarragona abre diligencias por el inicio de la campaña del referéndum

El Ministerio público considera que con este acto los organizadores pueden haber incurrido en un delito de desobediencia

BARCELONAActualizado:

La Fiscalía de Tarragona ha abierto diligencias de investigación por el inicio de la campaña por el referéndum del 1-O y el acto de apertura en el Tarraco Arena que protagonizaron el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; el vicepresidente, Oriol Junqueras, y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell.

Según han indicado fuentes judiciales a Europa Press, las diligencias se abrieron al mediodía de este jueves por los actos vinculados a la campaña de un referéndum que ha sido suspendido por el Tribunal Constitucional, entre ellos por el acto del Tarraco Arena, que se hizo por la noche.

La Fiscalía considera que con este acto los organizadores pueden haber incurrido en un delito de desobediencia. Por el momento se está recabando toda la información vinculada al acto y a otras acciones, y todavía no se ha requerido a la empresa gestora del recinto que proporcione información ni se ha citado a nadie a declarar.

Además, la Fiscalía tiene constancia de la retirada de un centenar de carteles a tres jóvenes en Alcanar, que fueron identificados por la Guardia Civil.

El acto tuvo lugar la noche del jueves y en él los partidos independentistas catalanes y las principales entidades soberanistas de Cataluña iniciaron la campaña electoral del referéndum pese a que el Gobierno les advirtió de que el acto era ilegal.

El Tarraco Arena de Tarragona abrió su puertas con normalidad pese al aviso en contra que ha recibido de la Delegación del Gobierno en Cataluña, y se llenó con 9.000 personas, según los organizadores.

En todos los discursos aparecieron críticas a las "amenazas" del Estado contra la votación, pero también el convencimiento de que el 1 de octubre habrá todo lo necesario para un referéndum con todas las garantías: colegios electorales, urnas y papeletas.