Vídeo: Quim Torra, el brazo duro de Puigdemont / Foto: El candidato a la presidencia de la Generalitat, Quim Torra, hoy en el Parlament - INÉS BAUCELLS / Vídeo: ATLAS

CataluñaTorra pide perdón por sus tuits etnicistas y asegura que impulsará un «proceso constituyente»

El nuevo candidato a la Presidencia de la Generalitat, también asegura que su gobierno realizará una auditoria para fiscalizar los efectos de la aplicacion del artículo 155 de la Constitución en Cataluña

BARCELONAActualizado:

El candidato independentista a la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, ha roto este mediodía su silencio con una entrevista en TV3 en la que ha pedido perdón por los tuits de carácter etnicista difundidos ayer en los que despreciaba todo lo español. Asimismo, el diputado de Junts per Catalunya ha explicado su intención de impulsar un «proceso constituyente» en la comunidad.

«El mandato del 1-O nos obliga a recuperar las leyes suspendidas por el Tribunal Constitucional. El contenido y el mandato del referéndum también nos obliga a iniciar un proceso constituyente», ha resaltado Torra antes de subrayar su compromiso con la «declaración de independencia» del 27-O.

Preguntado sobre las primeras acciones y medidas que tomará cuando esté al frente del Gobierno catalán, Torra ha apostado por poner en marcha una comisión que investigue las «consecuencias» de la intervención de la Generalitat para «explorar que ha pasado estos meses en que Cataluña ha sido Gobernada por el 155».

A pesar del tono conciliador que ha exhibido en su primera intervención pública, el nuevo hombre fuerte del independentismo ha mantendio la retórica rupturista. Así las cosas, ha asegurado que solo contempla «obedecer» al Parlamento de Cataluña, que será quien marque los «límites» de su Gobierno. Asimismo, ha asegurado que un presidente «republicano» como él trabajará para satisfacer los itnereses de todos los catalanes.

Lazos amarillos y despachos vacíos

Una de las medidas más sorprendentes que ha avanzado el candidato a presidir la Generalitat ha sido su intención de colgar lazos amarillos en las dependencias oficiales en recuerdo de los dirigentes independentistas presos por su participación en el referéndum ilegal del 1-O. Una propuesta puramente simbólica que contrasta con las acciones directas y concretas que las facciones más radicales del independentismo exigen a sus líderes.

Torra también se ha referido a la polémica sobre si usará los despachos y dependencias más nobles de la Generalitat o tendrá vetado su acceso a ellas por orden expresa de Carles Puigdemont. Sobre esta cuestión, el futuro presidente ha asegurado «desconocer» el lugar exacto en el que desempeñará su actividad. «No es un tema relevante, lo que es importante es que simbólicamente seamos capaces de dotar la legislatura del carácter de exepcionalidad y provisionalidad», ha concluido.